Última hora

Última hora

Investigación y acusaciones por el derribo del vuelo MH17, un año después

El 17 de julio de 2014, un avión de la compañia Malaysia Airlines se estrella cuando sobrevolaba el este de Ucrania, cerca de la frontera con Rusia

Leyendo ahora:

Investigación y acusaciones por el derribo del vuelo MH17, un año después

Tamaño de texto Aa Aa

El 17 de julio de 2014, un avión de la compañia Malaysia Airlines se estrella cuando sobrevolaba el este de Ucrania, cerca de la frontera con Rusia.

Concretamente, la región de Donbass, donde combaten soldados ucranianos y separatistas prorrusos apoyados por Moscú.
En la tragedia del vuelo MH 17, que cubría la ruta Amsterdam-Kuala Lumpur, mueren los 298 ocupantes del aparato, 193 de ellos holandeses.

Un primer informe en septiembre señala que el boeing 777 no sufrió ninguna avería técnica, sino que fue golpeado por objetos a gran velocidad, probablemente un misil tierra-aire de fabricación rusa.

Este jueves, los medios holandeses se han hecho eco de una filtración que señala que el Consejo de Seguridad de Holanda, que dirige la investigación, responsabiliza a los rebeldes prorrusos de lo ocurrido.

El pasado lunes, Australia, Malasia, Bélgica, Holanda y Ucrania pidieron oficialmente al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas la creación de un tribunal para juzgar a los autores del ataque.

“Se está buscando un mecanismo para juzgar la responsabilidad criminal en relación al derribo del avión”, decía el embajador de Nueva Zelanda ante la ONU. “Espero que el tema sea objeto de profundas consultas en los próximos meses”.

Pero Rusia, país con derecho a veto, ha mostrado su desacuerdo con esta medida. El presidente Vladimir Putin la considera “prematura y contraproducente”.

Desde el principio, Rusia y Ucrania se culpan mutuamente de la catástrofe.

Pocas horas después de que se produjera, Kiev dio a conocer grabaciones en las que supuestamente milicianos prorrusos se daban cuenta del error de haber derribado un aparato comercial. Moscú y los insurgentes niegan cualquier implicación.

Este miércoles, Igor Girkin, líder de las fuerzas separatistas, fue acusado formalmente por un tribunal de Chicago de haber orquestado el ataque con el beneplácito del Kremlin.
El caso ha sido llevado ante la justicia estadounidense por las familias de 18 de las víctimas, seis de ellas británicas. Reclaman 900 millones de dólares por daños y perjuicios.
“Sin comentarios”, ha dicho una portavoz del líder miliciano. “Si esta gente es idiota, es idiota”.

Se espera que el informe oficial sea hecho público el próximo mes de octubre.

Tuit de un grupo ucraniano de noticias sobre la demanda contra Girkin