Última hora

Última hora

África juzga al dictador Habré tras 25 años de lucha de sus víctimas

En una calle de Yamena, capital del Chad, la asociación de víctimas de crímenes del régimen de Hissène Habré ve llegar lo que ha ansiado durante

Leyendo ahora:

África juzga al dictador Habré tras 25 años de lucha de sus víctimas

Tamaño de texto Aa Aa

En una calle de Yamena, capital del Chad, la asociación de víctimas de crímenes del régimen de Hissène Habré ve llegar lo que ha ansiado durante tanto tiempo.

25 años después del fin de esta sangrienta dictadura y 15 desde la presentación de la primera denuncia, por fin comienza el proceso.
Clement Abaifouta es su presidente. Pasó cuatro años en cárceles del régimen.

“Es una novedad que un jefe de Estado africano sea juzgado por las atrocidades que cometió durante su régimen. Es necesario que esto sirva de lección. Si no, este largo esfuerzo de 25 años no habría servido para nada”.

Abaifouta y Ginette Ngarbaye, secretaria de la organización, serán dos de las cien víctimas que testificarán en el juicio, que contará con 4 000 partes civiles. Ginette fue objeto de todo tipo de vejaciones en prisión: tortura, violación, enfermedades, frío, calor, insectos y un parto en condiciones infrahumanas. Aún sufre secuelas. Y exige respuestas.

“Estás en el mercado, te detienen. Estás en la iglesia, te detienen. En el trabajo, en la calle, te detienen. Hasta hoy no sé por qué me arrestaron. ¿Fue la maldad humana? Debo saber por qué me arrestaron”.

Un estadounidense lucha del lado de los oprimidos desde 1999. Es Reed Brady, abogado especializado en la defensa de víctimas de dictaduras, conocido por su papel en el caso Pinochet. Lo llaman “el cazador de dictadores”. Brady espera que el final de su persecución no sea más que el principio.

“Lo que muestra este caso es que los supervivientes, con tenacidad, perseverancia e imaginación pueden organizarse para llevar a un dictador ante la justicia. Y ese es un mensaje muy poderoso. Esperamos que el logro de las víctimas de presentar a Hissène Habré ante un tribunal inspire a otras víctimas, a otros activistas en todo el mundo”.

Habré dio un golpe de Estado apoyado por la CIA en 1982. Tras ser derrocado en 1990, vivió con total impunidad en Dakar, capital de Senegal, durante 22 años.

“Si no hubieran tenido el apoyo de occidente, todos estos dictadores no hubieran podido ir tan lejos”, asegura Mahamat Hassan Abakar, que presidió la comisión de investigación de los crímenes de esta dictadura. “Habré fue prácticamente adoptado por los Estados Unidos de Ronald Reagan. Le veía como el gran defensor del África negra frente al expansionismo del presidente libio Gadafi. Cerraron los ojos respecto a lo que les ocurría a los ciudadanos”.

Los hechos – 40 000 asesinatos y 200 000 casos de tortura – serán juzgados por un tribunal especial creado por Naciones Unidas y la Unión Africana. Un proceso imparcial reforzaría la exigencia de los países africanos de juzgar ellos mismos a sus déspotas en lugar de dejarlo en manos del Tribunal Penal Internacional de La Haya.