Última hora

Última hora

No habla una palabra de francés y gana el Campeonato del Mundo de Scrabble galo

El neozelandés Nigel Richards lo tenía muy claro. ¿Para qué hablar el idioma de turno en el que se compite en Scrabble? Mejor aprenderse el

Leyendo ahora:

No habla una palabra de francés y gana el Campeonato del Mundo de Scrabble galo

Tamaño de texto Aa Aa

El neozelandés Nigel Richards lo tenía muy claro. ¿Para qué hablar el idioma de turno en el que se compite en Scrabble? Mejor aprenderse el diccionario; todo el diccionario. Y lo hizo. Tardó nueve semanas dedicado intensamente a la, para él, fructífera labor. Desde enero aprendió no solo palabras sino las conjugaciones de los verbos. ¿Para qué saber su significado? Al grano, al grano. Se trata de colocar palabras en espacios. Ese es el juego. Justo lo que hizo con maestría Nigel Rochards. Que se lo pregunten a su último y derrotado competidor, un gabonés francófono desde la cuna que quedó por el camino. Con la ciudad belga de Lovaina por testigo el gran premio Scrabble 2015 certificó la hazaña del concursante.

¿Quien es el ganador?

Desde luego no se trata de un recién llegado al juego de mesa. Ya ganó sobre el tablero de 15 × 15 casillas la versión inglesa y lo hizo en dos ocasiones, en 2007 y en 2011.

¿Criss-Crosswords?

Scrabble es un juego de mesa que pueden jugar de dos a cuatro participantes. Cada jugador intenta ganar el mayor número de puntos posible construyendo palabras en el tablero. Como en un crucigrama las palabras pueden formarse horizontal o verticalmente y pueden cruzarse siempre y cuando figuren tal cual en el diccionario.

El juego lo inventó en 1938 el arquitecto estadounidense en paro Alfred Mosher Butts con el nombre de Criss-Crosswords . La caprichosa casualidad confabulada con la suerte, hada buena imprescindible en todo negocio, hizo que el dueño de la cadena de grandes almacenes Macy´s lo viera, comprobara que no lo vendía en sus departamentos de juguetería y decidiera hacer un gran pedido salvador.

Hoy el _Scrabble_se vende en 121 países en 29 idiomas. Ya van más de 150 millones de juegos vendidos.

Las palabras ganadoras

Richards no solo utilizó infrecuentes palabras francesas para aprovechar los espacios que tenía por delante sino que también reprochó a sus oponentes que utilizaran palabras inexistentes y por tanto fuera de concurso.