Última hora

Última hora

Birmania, ante unas elecciones clave para su futuro democrático

Mientras Birmania se prepara para unas elecciones clave para su apertura democrática, la comisión electoral ha expresado su preocupación por los

Leyendo ahora:

Birmania, ante unas elecciones clave para su futuro democrático

Tamaño de texto Aa Aa

Mientras Birmania se prepara para unas elecciones clave para su apertura democrática, la comisión electoral ha expresado su preocupación por los grandes errores del censo, donde figuran personas fallecidas y faltan muchas de las vivas. Algo que podría impedir el voto a un gran número de ciudadanos, a pesar de los intentos de informatizar y clarificar las listas.

Las elecciones generales previstas para el ocho de noviembre son las primeras desde la introducción, en 2011, de un Gobierno cuasi civil. Un ejecutivo que ponía fin a cincuenta años de una dictadura militar especialmente opresiva, violenta y económicamente estancada.

Estos comicios son la gran oportunidad para Aung San Suu Kyi, líder de la opositora Liga Nacional para la Democracia, la LND. Podría conseguir un gran número de papeletas si la consulta fuera justa y libre.

La Nobel de la Paz, que pasó quince años bajo arresto domiciliario, ha pedido a sus compatriotas que revisen su situación en el censo.

Este mismo mes, Suu Kyi acabó con meses de especulaciones al anunciar que su partido se presentaría a los comicios a pesar de que le esté prohibido ser presidenta del país.

El artículo 59F de la Constitución de 2008 fue escrito especialmente para ella: impide ocupar el cargo a un ciudadano con hijos de nacionalidad extranjera. Y los suyos tienen pasaporte británico, pues su marido lo era.

Asegura, sin embargo, que su formación planea una enmienda constitucional que cree será aceptada por el pueblo.

Los militares anularon la abrumadora victoria de la LND en los comicios de 1990. El partido boicoteó luego los celebrados en 2010, condenados por los observadores internacionales por graves irregularidades.

Desde 2011, tras el establecimiento de un Gobierno tímidamente reformista dominado por exgenerales, Occidente ha levantado gran parte de las sanciones impuestas al país.

La LND cuenta con más de cuarenta diputados en el Parlamento, conseguidos en las elecciones parciales de 2012. Un 25 por ciento de los escaños están reservados a las fuerzas armadas.

Junto al económico, uno de los grandes problemas de Birmania es el auge del nacionalismo extremista contra la minoría musulmana, sobre todo contra los rohingyás, comunidad apátrida víctima de atrocidades por parte del ejército, según Human Rights Watch.