Última hora

Última hora

Las bolsas chinas siguen cayendo, pese a las nuevas medidas oficiales

Leyendo ahora:

Las bolsas chinas siguen cayendo, pese a las nuevas medidas oficiales

Tamaño de texto Aa Aa

Las medidas oficiales no consiguen detener la bajada de las bolsas chinas, aunque se amortigue su caída. Este martes, la bolsa de Shanghái perdió un 1,68 por ciento, después de que el día anterior se dejara un ocho y medio. Su mayor descenso en ocho años. Por su parte, la bolsa de Shenzhen retrocedió un 1,41 por ciento.

Los pequeños inversores, que son la gran mayoría de los accionistas chinos, han perdido la fe en las autoridades una vez confirmado el estallido de la burbuja bursátil.

“El mercado está muerto”, asegura un inversor chino de cincuenta años. “El Gobierno debería contarle al público que planifica salvarlo. Si tienes dificultades, debes decirlo. No lanzar eslóganes: ‘somos capaces, tenemos confianza, las condiciones apropiadas’. Nos toman el pelo. Estos eslóganes deberían ir acompañados por métodos detallados. El mercado cayó mucho ayer y no vi ninguna reacción oficial. Engañan a la gente”.

El regulador financiero chino, no obstante, anunció que continuaría con su política de compra de acciones y el banco central que mantendría la liquidez. Pero, al mismo tiempo, se ha abierto una investigación por posible manipulación en las operaciones en corto.

“Creo que, desafortunadamente, no endurecerán el crédito marginal”, critica el analista bursátil Enzio Von Pfeil, de Capital LTD, sobre estas operaciones. “Lo más probable es que el banco central vuelva a recortar los tipos e inyecte más dinero al sistema. Pero no harán lo que se necesita para luchar contra este terrorismo de mercado. Es decir, contener el crédito marginal. Es por lo que están alimentando los pasos para el próximo desplome bursátil”.

El nuevo episodio de caídas sucede a dos semanas, en que las medidas oficiales habían logrado remontar los parqués un dieciséis por ciento. Después de que estos se hubieran dejado un tercio desde junio. Los noventa millones de pequeños inversores chinos aprovecharon esta fuerte liquidez para más que doblar el precio de los valores en un solo año. Algo que se acabó comprobando desconectado de la realidad.