Última hora

Última hora

Muere en un tiroteo el líder de un grupo autor de matanzas sectarias contra minorías en Pakistán

Malik Ishaq, líder del grupo terrorista suní, Ejército de Jhangvi, murió en la madrugada del miércoles en un tiroteo entre la Policía y miembros de

Leyendo ahora:

Muere en un tiroteo el líder de un grupo autor de matanzas sectarias contra minorías en Pakistán

Tamaño de texto Aa Aa

Malik Ishaq, líder del grupo terrorista suní, Ejército de Jhangvi, murió en la madrugada del miércoles en un tiroteo entre la Policía y miembros de su organización, que intentaban liberarlo tras su arresto la semana pasada. En el enfrentamiento murieron otros once insurgentes y dos hijos de Ishaq que también habían sido detenidos.

El tiroteo se produjo en las cercanías de la ciudad de Muzaffargarh, en la provincia de Punjab.

Isjaq y sus dos hijos acompañaban a la Policía al lugar donde supuestamente tenían oculto un cargamento de armas, cuando militantes de su grupo asaltaron el convoy policial. Al menos seis policías resultaron heridos en el tiroteo.

Ishaq fue detenido tras una serie de atentados de su grupo contra la minoría musulmana chií en la localidad de Quetta, en el oeste paquistaní, que causaron cerca de 200 muertos.

También proclamó la autoría de un ataque a una universidad femenina y a un hospital en Quetta en el que murieron medio centenar de personas.

Los atentados de carácter sectario en Pakistán, en especial
contra la minoría chií, que representa un 20 % de la población del país, se han incrementado en los últimos años en medio del
recrudecimiento general de la violencia terrorista desde finales de 2012.

La organización estadounidense pro derechos humanos HRW denunció el pasado enero en su informe anual que la violencia sectaria en Pakistán, sobre todo contra los chiíes, sigue siendo “muy alta”, con al menos 750 muertos entre septiembre de 2013 y septiembre de 2014.

HRW se refirió expresamente al grupo de Ishaq y denunció que “el Gobierno ha fallado a la hora de perseguir y arrestar a los sospechosos, en parte debido a la simpatía hacia el grupo que sienten las fuerzas de seguridad” paquistaníes.