Última hora

Última hora

¿Corren peligro las líneas telefónicas especializadas en niños desaparecidos?

Cada año 250 000 niños desaparecen en Europa. Una efectiva línea telefónica especial, el 116000, ha conseguido devolver a muchos a sus familias, o

Leyendo ahora:

¿Corren peligro las líneas telefónicas especializadas en niños desaparecidos?

Tamaño de texto Aa Aa

Cada año 250 000 niños desaparecen en Europa. Una efectiva línea telefónica especial, el 116000, ha conseguido devolver a muchos a sus familias, o buscarles ayuda.

Un servicio también para niños que huyeron de zonas en guerra o que han sido víctimas de abusos o explotación. Una campaña de concienciación aborda a su vez la cuestión de los secuestros de menores por parte de sus padres.

Pero los fondos de la Unión Europea para estas líneas desaparecerán a finales de año, dejando el tema en manos de los Estados miembro. ¿Podrán mantenerlo los sistemas nacionales y las ONG?

Veinte años después de los secuestros, abusos y asesinatos de varias niños por parte del psicópata belga Marc Dutroux, Europa está más vigilante. Pero ¿están las autoridades y los grupos civiles trabajando tan estrechamente como sería necesario?

En esta edición de The Network, en el Parlamento europeo en Bruselas, tenemos a:
Delphine Moralis, Secretaria General de Missing Children Europe, que integra 30 organizaciones de 24 países; Catherine Bearder, europarlamentaria y miembro de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa, ALDE y Alain Remue, comandante de la unidad de Personas Desaparecidas de la Policía Federal Belga.

Delphine Moralis considera necesaria la educación de los niños en la seguridad y la prevención para evitar las desapariciones. Charlar con ellos sobre el tema es muy importante. También lo es la coordinación a nivel de instituciones y grupos civiles europeos para evitar o dar solución a los casos de desaparición de niños que cruzan las fronteras, incluidos los procedentes de países extracomunitarios. La situación ha mejorado, dice Delphine, pero hay que seguir avanzando. Apela también a la responsabilidad de los Estados miembro.

Catherine Bearder, por su parte, teme que deje de haber alguien al otro lado del teléfono cuando las familias más lo necesiten. Comenta que el presupuesto de estas líneas para dos años es de cuatro millones y medio de euros, lo que gasta el parlamento europeo en un viaje de una semana a Estrasburgo. Es necesario encontrar el dinero para continuar con este servicio, asegura, y luchará en el Parlamento Europeo para conseguirlo.

Alain Remue, por su parte, ha destacado la necesidad de diferenciar unos casos de otros. También se ha referido al objetivo de aumentar la coordinación por parte de las policías europeas para realizar su trabajo de forma mucho más eficaz. Interpol y Europol sí se comunican e intercambian datos. Para un profesional sobre el tema como él, es imprescindible trabajar con especialistas que tengan experiencia en la búsqueda de personas y niños desaparecidos, que hablen el mismo lenguaje.