Última hora

Última hora

Barcelona, ¿tantos turistas acabarán con el turismo?

Alexandra y Federica parecen y se comportan como turistas, pero en realidad son detectives privados a la caza de apartamentos turísticos ilegales en

Leyendo ahora:

Barcelona, ¿tantos turistas acabarán con el turismo?

Tamaño de texto Aa Aa

Alexandra y Federica parecen y se comportan como turistas, pero en realidad son detectives privados a la caza de apartamentos turísticos ilegales en Barcelona.

Fue el abuelo de Alexandra quien fundó una agencia de detectives privados en 1927. Ella, la cuarta generación de la familia, acaba de finalizar sus estudios, y este es uno de sus primeros trabajos a pie de calle. Su compañera es Federica, una criminóloga italiana que habla cinco idiomas.

Barcelona espera este año más de 7,6 millones de turistas. El “boom” de las plataformas de alquiler, a través de Internet, está canalizando gran parte de la oferta. Muchos de estos apartamentos carecen de licencia.

Alexandra y Federica intentan encontrarlos: “Realmente pone “abogados” pero esto no se asocia realmente a la realidad. Esto es un piso turístico. Se escucha gente hablando, extranjeros. Debe estar alquilado ahora mismo y están dentro”, nos indican.

Alexandra tenía curiosidad desde pequeñas por seguir las pesquisas junto a su padre.

El alquiler ilegal de pisos turísticos crece exponencialmente. Sólo en esta agencia han resuelto unos 400 casos. Algunos no pagan impuestos, otros engañan a los propietarios o falsifican contratos con documentos de personas fallecidas.

El modus operandi es sencillo. Se alquila legalmente un apartamento barato. Se realquila, ilegalmente, a un tercero, que ofrece el piso para cortas estancias.

Este es el gran negocio, explica el detective privado, Josep Maria Oliver: “Un piso turístico ilegal sin declarar impuestos al cabo del año puede suponer una renta de entre unos 25.000, 30.000, 35.000 euros dependiendo de la capacidad del piso. No se pagan impuestos. Los cálculos, la estimación sobre las personas que pueden tener pisos ilegales, turísticos, nosotros hemos contabilizado un persona que tenía casi 50. Una sola persona. Cuando ve que se le complican las cosas busca al algún pariente suyo o a alguna pareja para poder diversificar el negocio”.

La victoria de Barcelona en Comú (BComú) en las últimas elecciones municipales, llevó el cambio a la alcaldía.

El Ayuntamiento ha ampliado la moratoria existente, suspendiendo la concesión de nuevas licencias turísticas.

La medida afecta a 30 hoteles, en un sector que ocupa a 120.000 personas y supone el 14% del Producto Interior Bruto (PIB) de la ciudad.

Sigamos los pasos de los turistas, en una de las zonas más caras, el Paseo de Gracia.

Nos espera David Riba, director de la agencia Habitat Apartments que alquila legalmente apartamentos a turistas. Empezó con hace unos años con un piso. Ahora gestiona 100 inmuebles de lujo. En su opinión, lejos de congelarse, el número de licencias turísticas debería ampliarse.

“Con esta nueva moratoria todavía van a proliferar más los apartamentos ilegales. Esto ya ocurre en el Casco Antiguo en donde ya existe una moratoria desde hace diez años. El resultado es que tenemos unos 100 edificios vacíos sin ningún uso en estos momentos”, según Riba.

El barrio de la Barceloneta es uno de los que más sufre los problemas del alquiler ilegal de apartamentos. El año pasado el aluvión de turistas casi desnudos que inundaba calles y plazas, llevó a los vecinos a manifestarse.

Un kilómetro cuadrado. 70 apartamentos turísticos legales, 1.500 ilegales. Un negocio que según la Asociación de Vecinos de la Barceloneta alcanza los nueve millones de euros.

Las fiestas sin freno, y las borracheras sin control están al orden del día como explica su responsable, Manel Martínez: “Pues yo tengo una niña de 12 años, y no quiero que vaya a comprar a este tipo de comercios que han aflorado por este tipo de turismo porque lo único que tiene delante cuando va a comprar es venta ilimitada de alcohol. Pensar que cuando esta gente acaba su fiesta, aparecen por cualquier sitio, nos encontramos gente borracha en la escalera. Te puedes encontrar a la gente haciendo sus necesidades en medio de una calle, detrás de una portería, en las paradas de autobús vomitando”.

De mayo a septiembre tres millones de personas visitan los cinco kilómetros de playas de la ciudad. Este año quizás serán más. Más turistas, más problemas.

Mucha gente bebe sin parar, día y noche.

El servicio de limpieza recoge cada día 2,5 toneladas de botellas y latas vacías. El Ayuntamiento se gasta 1,4 millones de euros cada año para limpiar los excesos.

“Situaciones raras, gente que ha consumido alcohol y todo esto, pues sí. Situaciones extrañas pero bueno que es normal, gente que bajo los efectos del alcohol te haya podido coger la manguera, o que no se te quieran apartar. O gente tirada, destrozados en mitad del camino, cosas raras sí, desmayos, gente perdida, gente llorando, peleas, sí, nos cuenta uno de los empleados del servicio de limpieza municipal, Pedro Antonio Sánchez Escalera.

Una de las propuestas de la nueva alcaldesa, Ada Colau, es transformar los apartamentos turísticos ilegales en vivienda social.

Elizabeth Casañas, fundadora de la Plataforma Pro Viviendas Turísticas, está en contra.

Alquilar un apartamento turístico son ingresos seguros para familias que están en el paro, que tienen que pagar una hipoteca.

Las multas por un alquiler ilegal pueden alcanzar los 90.000 euros

Algunos propietarios,afirman sentirse utilizados como chivos expiatorios por los políticos.

“Las consecuencias de que esta Administración o la anterior tomen decisiones en contra del alquiler turístico van en contra de familias, van en contra de pequeñas empresas, y va en contra también del empleo”, añade Casañas.

El número de plazas ofertadas por particulares a través de las plataformas existentes en Internet, supera ya a las de los hoteles. El Gobierno catalán ha reaccionado anunciando la regulación del sector, fijando el pago de la tasa turística (0,65 euros por noche en Barcelona, 0,45 euros para el resto de Cataluña).

¿Es el turismo de masas responsable del aumento de los alquileres?

Daniel está al timón de la conocida Casa Calicó. Una tienda de artículos de pesca, fundada en 1850 que cerrará sus puertas. Otro ejemplo de que las tiendas y los servicios para turistas están liquidando el comercio tradicional.

“Sí, creo que sí. En cierta medida está perdiendo el encanto, la esencia, la particularidad que tenía este barrio. El fin de la moratoria (de la Ley de Arrendamientos Urbanos) ha supuesto que los contratos de alquiler ya no eran válidos y había que renegociar otro contrato de alquiler. Para muchos negocios esto ha supuesto el cierre ya que los nuevos alquileres que piden son muy altos. Estamos hablando de cambios de 1.000 a 5.000 euros”, comenta Calicó.

El incremento del número de grandes trasatlánticos que hacen escala en el puerto es otra fuente de problemas.

Muchos llegan por la mañana, se van por la noche. Visitan la ciudad a toda prisa, de un monumento a otro, sin gastarse mucho dinero.

Núria Cuadrado, coautora de El sueño de Barcelona, ha trazado una radiografía de la situación.

Un libro en el que habla de las profundas desigualdades de la ciudad. Desigualdades que aumentan, no sólo entre ricos y pobres sino también entre residentes y turistas.

Barcelona está al borde de la saturación, dice: “Hace 20 años Barcelona, en el 92 cuando organizó las Olimpiadas, era una de las mejores ciudades del mundo y eso le permitió crear una de las marcas más potentes del mundo. Ahora Barcelona, ya no es una de las mejores ciudades del mundo pero sigue teniendo una marca muy potente. Por eso seguimos teniendo turistas, pero la marca está a punto de estropearse”, explica Cuadrado.

Son las seis de la mañana. El trabajo ha terminado, las playas están limpias.

Los problemas con el turismo de masas no son patriomonio exclusivo de Barcelona. La Comisión Europea prepara una normativa para regular el alquiler de apartamentos privados para los turistas. El objetivo es acabar con el fraude, y fijar las responsabilidades de propietarios y consumidores. Aunque muchos se preguntan si esto será suficiente para acabar con los excesos del turismo de masas.

Bonus

Josep Oliver, a la caza de los apartamentos turísticos ilegales

Desde su oficina en Barcelona, este detective privado, sigue la pista de los apartamentos turísticos ilegales que hay en la ciudad. Un negocio con un modus operandi concreto, con una estructura bien definida. Vea su entrevista íntegra en catalán.

El turismo de masas invade la Barceloneta

El barrio de la Barceloneta, en Barcelona, es uno de los que soporta mayor presión del turismo de masas en la capital catalana. Manel Martínez, miembro de la asociación de vecinos que viene protestando desde hace años contra los problemas de los alquileres ilegales de apartamentos turísticos y del conocido como turismo de borrachera. La entrevista íntegra en español con Manel Martínez.

Elizabeth Casañas: Los propietarios de pisos somos los ‘chivos expiatorios’

Elizabeth Casañas es la presidenta de la Plataforma Pro Viviendas Turísticas de Barcelona (PPVT). Una entidad que agrupa a propietarios que alquilan legalmente sus apartamentos a los turistas. En su opinión, algunos de estos propietarios se sienten estigmatizados y se consideran chivos expiatorios de los políticos. Nuestra entrevista con Elizabeth Casañas, íntegra en español.