Última hora

Última hora

La "tormenta" que arrasó la Krajina

Durante la mañana del 4 de agosto de 1995, el ejército croata pasa a la ofensiva por orden del presidente Franjo Tudjam. Se movilizan un millón de

Leyendo ahora:

La "tormenta" que arrasó la Krajina

Tamaño de texto Aa Aa

Durante la mañana del 4 de agosto de 1995, el ejército croata pasa a la ofensiva por orden del presidente Franjo Tudjam. Se movilizan un millón de soldados y la artillería pesada entra en acción, bombardeando las principales ciudades bajo control serbio en la región de la Krajina; entre ellas, su capital, Knin, feudo de los separatistas serbios. Ha empezado la Operación Tormenta.

Apoyada por la Serbia de Slobodan Milosevic, la Krajina había autoproclamado, cuatro años antes, primero su autonomía y luego su independencia, en 1991.

Conocida bajo el nombre de la “República Serbia de Krajina”, esta entidad territorial, no reconocida por la comunidad internacional, llegó a ocupar hasta un tercio del suelo que hoy es Croacia.

En cuatro días solamente, las tropas croatas recuperan el control de la casi totalidad de la región. En Zagreb, el presidente Tudjman celebra una victoria que sus compatriotas ven como la liberación del regimen del Belgrado y el fin del sueño de Milosevic de crear la “Gran Serbia”.

Sin embargo, en esos cuatro días ocurrió de todo. Murieron entre 700 y 1.200 personas, se produjeron abusos y violaciones masivas, consideradas más tarde como crímenes de guerra. Y 250.000 personas tuvieron que huir de sus casas. Pueblos enteros fueron saqueados e incendiados. Los generales que organizaron la ofensiva serían acusados de haber encubierto o incitado a cometer esos crímenes.

Con la perspectiva que dan veinte años de historia, la Operación Tormenta es un incómodo episodio para la nación croata. Este lunes, en la plaza central de Zagreb, se celebraba una acto solemne en memoria de todas las víctimas del conflicto, tanto croatas como serbias, organizado por varias ONG’s.

“Lo que pretendemos”, explica Nela Pamukovic, del Centro de Mujeres Víctimas de la Guerra de Zagreb, “no es sólo recordar los crímenes cometidos durante la Operación Tormenta, sino denunciar la negación de estos crímenes por parte del Estado. Mañana hay un desfile militar, como si nos preparásemos para otra guerra sin haber cerrado la anterior. El Estado nunca se ha responsabilizado de lo sucedido. Nunca ha investigado los crímenes ni ha reconocido los hechos”, concluye.

Dos décadas después, muy pocos refugiados serbios de la época han regresado a esta región. Antes de la guerra, la comunidad serbia representaba en torno al 12% de la población total de Croacia. Hoy, apenas llega al 4%.