Última hora

Última hora

Rusia destruye la comida occidental, un año después de iniciar el embargo

Leyendo ahora:

Rusia destruye la comida occidental, un año después de iniciar el embargo

Tamaño de texto Aa Aa

Rusia empieza a destruir la comida occidental bajo embargo, exactamente un año después de este que entrara en vigor, por orden del presidente Vladímir Putin. Es el caso, por ejemplo, de centenares de quesos aplastados por un tractor en Belgorod, cerca de la frontera ucraniana, en unas imágenes divulgadas por la televisión pública.

La medida del Gobierno se dirige a los productos agrícolas, materias primas o alimentación procedentes de países occidentales y que sean interceptados en territorio ruso.

“Creo que es posible encontrar un mejor uso para la comida en vez de quemarla”, se queja este ciudadano.

“Quizás es bueno que la destruyan”, opina en cambio este otro que busca una razón. “Porque nos pueden enviar comida mala, nadie sabe cuál es su estado”.

La decisión, en todo caso, ha levantado una gran polémica en Rusia ya que importantes voces se han mostrado en contra. Desde abogados de derechos humanos al diario económico ‘Vedomosti’. Y también se recogen firmas de protesta por internet.

“Varias generaciones en nuestro país vivieron en condiciones sea de una completa falta de alimentación o de una parte de esta”, recuerda la profesora universitaria rusa de economía, Ekaterina Shulman. “Era algo que se repetía de generación en generación. No era un hambruna total, sino lo que se llamaba déficit. Tenemos una actitud frente a la comida como algo muy valioso”.

Desde el embargo hace un año, las personas que viven bajo el umbral de la pobreza en el país han subido del once al dieciséis por ciento de la población. El embargo se mantiene porque también continúan las sanciones occidentales contra Moscú por la escalada bélica en Ucrania. Moscú acusa a Bielorrusia y Kazajistán de hacer pasar productos occidentales por locales.