Última hora

Última hora

L'Hermione, una odisea marítima para el recuerdo

Tras una travesía llena de aventuras especialmente complicada a la vuelta, la fragata L’Hermione ha regresado a casa. A la salida de San Pedro y

Leyendo ahora:

L'Hermione, una odisea marítima para el recuerdo

Tamaño de texto Aa Aa

Tras una travesía llena de aventuras especialmente complicada a la vuelta, la fragata L’Hermione ha regresado a casa.

A la salida de San Pedro y Miquelón, última parada antes de Brest, se anunció incluso un huracán. En última instancia se quedó en un fuerte vendaval al que tuvieron que hacer frente en cubierta.
La réplica de la fragata del general Lafayette se tuvo que enfrentar a olas de siete metros y alcanzó velocidades de 13,3 nudos, algo más de 24 kilómetros por hora. Toda una proeza para una nave de 1.200 toneladas de peso.

Al final, el barco y la tripulación resistieron. Dos días antes de la llegada, el comandante recordaba la que fue la noche más memorable, la del seis de agosto.

“Fue sencillamente increíble”, nos dice Yann Cariou. “El barco fue durante varias horas a 12 nudos, por momentos a 13. Esa noche el barco nos demostró de lo que era capaz como nunca lo había hecho hasta entonces”.

L’Hermione salió de la isla de Aix el pasado 18 de abril. Tras hacer su primera parada en las islas Canarias, cruzó el Atlántico hasta Estados Unidos. En total, 18 escalas han marcado esta gran aventura. Yorktown fue el primero de los puertos de la costa este al que arribó el barco, pero también pasaría por Boston, Filadelfia o Nueva York.

Navegar a los pies de la Estatua de la Libertad fue sin duda uno de los grandes momentos del viaje. En Nueva York la fragata Hermione fue la invitada de honor de un desfile naútico celebrado el día de la fiesta nacional con el que se conmemoró la independencia del país, lograda del 4 de julio de 1776.

“El punto culminante del viaje, a nivel emocial, tuvo lugar en Yorktown”, reconoce Cariou. “Nos quedamos muy sorprendidos con el recibimiento de los estadounidenses. Estaban muy emocionados, muy conmovidos con nuestra llegada, y esto lo fuimos corroborando a lo largo de todas la paradas. Nos agradecían el haber reconstruído este barco, el haber resucitado la memoria de Lafayette y de toda aquella época en la que ayudamos a Estados Unidos a luchar por su independencia”.

Se han necesitado 17 años de trabajo y 20 millones de euros para crear esta réplica. L’Hermione todavía debe visitar Burdeos y su hogar, Rochefort, antes de pensar en emprender nuevas aventuras.