Última hora

Última hora

Organizaciones humanitarias critican la situación de los inmigrantes en la isla griega de Kos

La isla de Kos escenifica la crisis migratoria en Grecia. Decenas de personas llegaron ayer a este emplazamiento, la mayoría procedente de Oriente

Leyendo ahora:

Organizaciones humanitarias critican la situación de los inmigrantes en la isla griega de Kos

Tamaño de texto Aa Aa

La isla de Kos escenifica la crisis migratoria en Grecia. Decenas de personas llegaron ayer a este emplazamiento, la mayoría procedente de Oriente Medio. Por segundo día consecutivo se han vivido enfrentamientos entre los inmigrantes y la policía, que ha recibido refuerzos.

Las condiciones de hacinamiento hacen que los conflictos sean frecuentes, como explica un hombre procedente de la ciudad siria de Hama: “Hace mucho calor aquí y la situación es muy mala. Los unos se enfadan con los otros. Un pequeño problema se convierte en un gran problema. Y eso es normal. Cualquiera que estuviera en la misma situación estaría enfadado”

Un viejo estadio de fútbol, al que han sido trasladas personas que dormían en parques y calles, se ha convertido en el improvisado centro de registro. Las organizaciones humanitarias critican la situación en la que se encuentran los inmigrantes.

“Esperamos más responsabilidad de la gente de aquí, pero también de las autoridades centrales, para que implementen algún sistema que pueda garantizar que esta gente puede recibir comida, cuidados médicos básicos, refugio, agua y la protección de los derechos humanos básicos, algo que no ocurre. Solo queremos que esta gente comience a ser tratada como seres humanos”, sostiene Vangelis Orfanoudakis, coordinador de Médicos sin Fronteras.

La Unión Europea anunció el lunes una partida de 2.400 millones de euros para hacer frente a la crisis. Grecia, con 170.000 inmigrantes llegados a sus costas este año según la Agencia Europea de Control de Fronteras (FRONTEX), será el tercer país que más reciba, por detrás de España, donde el número total es de algo más de 5.500, e Italia, a donde han llegado 80.000 personas.