Última hora

Última hora

Burundi: el silencio en las ondas herztianas (radio) alimenta la violencia política

El presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza acaba de jurar para un tercer mandato a pesar del rechazo internacional y el boicot de la oposición Según

Leyendo ahora:

Burundi: el silencio en las ondas herztianas (radio) alimenta la violencia política

Tamaño de texto Aa Aa

El presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza acaba de jurar para un tercer mandato a pesar del rechazo internacional y el boicot de la oposición

Según un miembro del partido gobernante, el CNDD-FDD, la ceremonia se anunció en el último momento por razones de seguridad.

Ningún presidente extranjero ni embajadas occidentales asistieron al acto de investidura.

Nkurunziza se aferró a su tercer mandato con el respaldo del Tribunal Constitucional, que autorizó su candidatura al considerar que fue designado para su primer mandato por el Parlamento y no de forma directa, por lo que todavía podría presentarse una vez más a las elecciones.

Nkurunziza será presidente en su peor crisis desde la guerra civil (1993-2005).

Las principales cadenas de radio independientes fueron clausuradas en abril, tras los primeros brotes de violencia desencadenados por las elecciones presidenciales. Desde entonces, más de un centenar de personas han muerto, se ha producido un intento de golpe de Estado, y tres altos cargos públicos han sufrido atentados. El número de desplazados que huye a los países vecinos se cuentan por miles, y varios políticos de la oposición, han sido encarcelados, sin un juicio previo. Durante el día Bujumbura, la capital del país, vive en medio de una calma tensa, que se rompe por la noche con los titoreos.

Algunos observadores polítcos aseguran que el país está al borde de la guerra, otros creen que todavía hay tiempo para evitarlo.

Cronología de los hechos:

*26 de abril. El partido gobernante anuncia que Nkurunziza será de nuevo su candidato en un claro desafío a la Constitución, en las elecciones presidenciales previstas para junio.

*1 de mayo. Un ataque con granadas mata a tres personas. Según varias organizaciones de Derechos Humanos, varias personas han sido detenidas.

*13 de mayo. El antiguo jefe de los servicios secretos de Burundi, el general Godefroid Nyombare, intenta un golpe de Estado, mientras Nkurunziza celebra en Tanzania una reunión de emergencia sobre la situación de su país

*15 de mayo. Fracasa el golpe de estado. El cabecilla golpista Niyombare acuerda su rendició.

*21 de julio. Las elecciones presidenciales se celebran a pesar del rechazo internacional y el boicot de la oposición ante la candidatura del presidente, Pierre Nkurunziza, para optar a un tercer mandato pese a que la Constitución solo permite dos.

*2 de agosto. El general de inteligencia Adolphe Nshimirimana, brazo derecho de la presidencia es asesinado.

*3 de agosto . Pierre Claver Mbonimpa, uno de los activistas más críticos con el Gobierno de Burundi resulta gravemente herido tras haber sido tiroteado en la capital del país.

*15 de agosto. Col Jean Bikomagu, líder militar durante la guerra civil, es asesinado.

Para entender la situación actual, es importante tener en cuenta la evolución de los disturbios:

“Ni libres ni justas”

Los disturbios comenzaron tras la decisión del presidente Pierre Nkurunziza de presentarse como candidato para optar a un tercer mandato pese a que la Constitución solo permite dos. La oposición lo interpreta como una violación a los Acuerdos de paz de Arusha, que establecen un máximo de dos mandatos para el presidente.

“ El/ ella será elegido por un período de cinco años, renovable una sola vez. Nadie puede ejercer más de dos mandatos presidenciales”

El Tribunal Constitucional respaldó el argumento de Nkurunziza asegurando que su primer mandato no contaba, ya que fue elegido por el Congreso y no por votación popular.

Pero muchos no pensaban lo mismo. La oposición criticó la sentencia por poner en peligro el acuerdo de paz de Arusha que pondría fin a la guerra civil en 2005. Las protestas pronto desencadenarían brotes de violencia. Finalmente se celebraron las elecciones, declaradas ‘ni libres ni justas” por la ONU y la Unión Africana.

La fuerte represión gubernamental también ha sido muy criticada. Human Rights Watch (HRW )” denunció que decenas de presuntos opositores fueron detenidos y maltratados por los servicios de inteligencia y policías de Burundi. “Muchos de los detenidos fueron golpeados, torturados y sometidos a malos tratos”, denunció la organización de defensa de los derechos humanos.

Ante la violencia desatada en el país, los burundeses huyen a los países vecinos. Thierry Vircoulon, director del Proyecto de HRW para África Central declaró a euronews: “Hay un clima de miedo y desconfianza ,ya que las personas han comenzado a huir de su país en marzo. En la actualidad hay cerca de 200, 000 refugiados”

“Hay que terminar con la violencia antes de que se desboque”

Tras el fallido golpe de estado, el asesinato del general Nshimirimana, conocido como la mano derecha del presidente Nkurunziza, genera una nueva ola de represión.

Al día siguiente, un destacado activista de derechos humanos, Pierre Claver Mbonimpa, y opositor de Nkurunziza logró sobrevivir a un intento de asesinato.

“Este incidente, apenas un día después de la muerte del general Adolphe Nshimirimana, es parte de la creciente ola de violencia surgida en Burundi por motivos políticos, que hay que hay que frenar antes de que se desboque”, señaló la ONU.

Poco después Esdras Ndikumana, un destacado periodista de Burundi denunció haber recibido una paliza por parte de la policía. Dos semanas más tarde moriría un excoronel del Ejército de Burundi y jefe del Estado Mayor durante la guerra civil (1993-2005). Jean Bikomagu, fue asesinado en su coche por un grupo de hombres armados sin identificar cuando volvía a su casa.

“El gran peligro en este tipo de asesinatos es que se desencadene una ofensiva gubernamental contra la población civil o crezca la actividad coordinada de los rebeldes. De momento no se ha producido pero es bastante probable de que suceda”, manifestó a euronews Stephanie Schwartz, Universidad de Columbia.

“Alejarse un paso del precipicio”

Las guerras no son inevitables. Burundi podría reducir la violencia actual con la reapertura de las cadenas de radio independientes.

“Los rumores proliferan en Burundi, y esto representa un grave peligro para la estabilidad”, añade Schwartz. “He recibido llamadas o mensajes de Burundi denunciando un incidente violento, pero antes de que se haya confirmado. Se oyen cosas como:” Esto es todo. Ha llegado la rebelión. Y luego resulta que no es totalmente cierto. Pero las ramificaciones potenciales de tales rumores sí son reales. La percepción es clave en estos tiempos volátiles, lo que significa que el buen periodismo en una radio de calidad es esencial para tratar de evitar una mayor escalada. “