Última hora

Última hora

El tráfico de inmigranets mueve 135 millones de euros al año

Un contenedor de la ONU es descargado en el puerto de Catania, en Italia. Contiene 49 cadáveres de inmigrantes que viajaban amontonados junto a otras

Leyendo ahora:

El tráfico de inmigranets mueve 135 millones de euros al año

Tamaño de texto Aa Aa

Un contenedor de la ONU es descargado en el puerto de Catania, en Italia. Contiene 49 cadáveres de inmigrantes que viajaban amontonados junto a otras 312 personas en un barco de pesca. Siguieron las instrucciones de un contrabandista sin escrúpulos y acabaron muertos, asfixiados, en la bodega.

Un nuevo drama migratorio, el tercero en un mes, que obliga a centrarse en el cada vez más perverso modus operandi de los traficantes.

Ocho han sido detenidos por la policía italiana. Son libios, marroquíes y sirios, sospechosos también de haber golpeado a los inmigrantes al intentar salir de la bodega cuando les faltó el aire.

Explotan la miseria y el caos. Un comercio jugoso que utiliza Libia como plataforma prioritaria de este tráfico de seres humanos. Los que no logran pasar a Europa permanecen retenidos en campamentos o pisos, donde según una investigación de religiosos británicos son golpeados de forma regular, y sobreviven en condiciones inhumanas.

Los traficantes son cada vez más activos, igual que los homicidas, por lo que los casos de maltrato se han disparado. Una de las razones es el incremento del número de personas que intentan llegar a Europa, a través de todas las rutas posibles y por todos los medios, sin importarles arriesgar la vida. Sometidos constantemente al chantaje, siendo violados o abandonados sin poder defenderse.

Sumas exorbitantes es en lo que se ha convertido este comercio en el que la tragedia humana significa miles de millones de euros para los traficantes, contribuyendo a incrementar la corrupción y el crimen organizado en los países de salida, tránsito y llegada de los inmigrantes. Lo que provocó que recientemente Federica Mogherini, jefa de la diplomacia europea, asegurase que: “El aspecto fundamental no es tanto la destrucción de barcos, sino la destrucción del mercado, del sistema, que han creado los traficantes”.

Las cifras, aportadas por las agencias de la ONU, son esclarecedoras: 135 millones de euros es lo que ganan los contrabandistas al año; el precio del trayecto oscila entre 1.800 y 10.000 euros; solo en Calais el tráfico de inmigrantes mueve 1,5 millones de euros.
Por un barco con 500 personas, el traficante se embolsa entre 500.000 y un millón de euros.

Las investigaciones policiales realizadas en los puntos calientes del Mediterráneo muestran que, incluso los menos profesionales aprovechan que sus potenciales clientes no tienen nada, que están desesperados. Los expertos aseguran que el mercado es cada vez más profesional, mejor organizado que el tráfico de droga. De hecho, aunque el riesgo de ser detenido es alto, las probabilidades de que se desmantele una red son escasas.

El pasado 10 de agosto la Brigada Mobil de Investigación de Pas-de-Calais lo lograba al detener a Fatmir, uno de los presuntos cabecillas de la red de pasantes de Francia, tras meses de seguimiento y escuchas telefónicas.

La acción política también debe ser contundente. Este jueves, los ministros del Interior de Francia y Gran Bretaña, Bernard Cazeneuve y Theresa May, firmarán un nuevo acuerdo sobre el flujo ilegal en Calais. El despliegue de 120 policías y 200 guardias en el Eurotunnel, además de 300 uniformados en la región de Calais, ha hecho que de la cifra máxima de 1.700 intentos de principios de agosto se haya pasado a entre 100 y 200 intentos de cruzar de forma ilegal.