Última hora

Última hora

La República de Macedonia deja pasar a los refugiados a cuenta gotas

Miles de refugiados se siguen agolpando en la localidad de Gevgelija en la frontera entre la República de Macedonia y Grecia. La brutalidad con la

Leyendo ahora:

La República de Macedonia deja pasar a los refugiados a cuenta gotas

Tamaño de texto Aa Aa

Miles de refugiados se siguen agolpando en la localidad de Gevgelija en la frontera entre la República de Macedonia y Grecia. La brutalidad con la que los agentes macedonios intentan contenerlos ha hecho reaccionar al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados.

Antonio Guterres ha pedido al primer ministro de la República de Macedonia, este viernes, que “asegure a la comunidad internacional que no volverá a cerrar la frontera en un futuro”. ACNUR ha pedido a las autoridades griegas que aporten asistencia de urgencia a las personas que se encuentran del otro lado de la frontera y que las dirijan hacia centros para refugiados lejos de la frontera con el país balcánico vecino.

Las autoridades dejan pasar a pequeños grupos de inmigrantes cuyo objetivo es coger un tren en la estación de Gevgelija para poder seguir su periplo hacia Serbia.

“Nos dejan pasar por grupos de cien, así, cada diez minutos, más o menos, las autoridades abren la frontera para que la gente pase a cuenta gotas”, explica un inmigrante.

La mayoría de los 39 000 inmigrantes que han atravesado las fronteras del país, en el último mes, son sirios cuyo siguiente destino es Serbia con la intención, luego, de dirigirse a países como Alemania, Bélgica, Suecia o Noruega.

El alcalde de Gevgelija, Ivan Frangov, apoya el estado de emergencia decretado, el jueves, por el gobierno para impedir que miles de personas se hacinen en la estación de tren. Durante los últimos meses, esta pequeña localidad, conocida por sus casinos, ha visto como el centro del pueblo se convertía en un campo de refugiados.

Según Aleksandra Krauze, de ACNUR, se estima que, cada día, llegan unos 2 000 refugiados a esta conflictiva zona fronteriza procedentes de la localidad griega de Idomani.

Según la cuenta twitter de Médicos sin Fronteras, una decena de inmigrantes han resultado heridos por metralla procedente de granadas aturdidoras:

ACNUR cuenta con un centenar de tiendas de campaña para acoger a las personas más vulnerables. También, dispone de un equipo médico para atender a los heridos. Recursos insuficientes para las miles de personas que siguen hacinadas en en las afueras de este pueblo fronterizo desprovisto de instalaciones para acoger al flujo de inmigrantes que no cesa.