Última hora

Última hora

El 80% de Marruecos puede convertirse en un desierto

Leyendo ahora:

El 80% de Marruecos puede convertirse en un desierto

Tamaño de texto Aa Aa

La carretera de Fam El Hism en el sureste de Marruecos es un lugar solitario, muy caluroso y lleno de polvo. La dureza del clima no deja que casi

La carretera de Fam El Hism en el sureste de Marruecos es un lugar solitario, muy caluroso y lleno de polvo.
La dureza del clima no deja que casi nada crezca aquí.

Según la Alta Comisión para el Agua, los Bosques y la Lucha Contra la Desertificación de Marruecos el 80 por ciento del país podría convertirse en un desierto.

El cambio climático puede notarse aún más en lugares como Tanzida, donde estas palmeras formaban parte de un oasis.

Y la lluvia no es siempre bienvenida. Cuando hay largos periodos de sequía, suelen caer grandes trombas de agua que destrozan todo a su paso.

Jamal Yacoubi, diputado de una de las zonas más afectadas por la desertificación, dice:
“En un oasis cuando la lluvia cae en forma de tormenta no crea ningún beneficio, al contrario, origina erosión. Antes, hace 30 o 40 años, la anchura del río Hajjaj era de diez metros pero ahora, en algunas zonas puede llegar a ser de hasta 500 metros”.

Las autoridades, dicen que la escasez de agua y el desplazamiento de las dunas son los peores desafíos a los que se enfrentan los habitantes de estas zonas.

Los río, cada vez más anchos, dificultan la movilidad de la gente que vive en estas regiones. Cuando las inundaciones destruyen los puentes, la gente se queda atrapada, a veces durante semanas.

Uno de los miembros del ayuntamiento de Souk Lakhmis Dades habla acerca de la situación por la que pasan los habitantes de la zona.
“Nadie viene a ayudarnos. Como puede ver, no hay agua en el río y los pozos están empezando a secarse. ¿Desde donde vamos a traer el agua? Necesitamos un poco de ayuda”.

Gracias a la ayuda de socios internacionales, la Alta Comisión para el Agua, los Bosques y la Lucha Contra la Desertificación se ha puesto en marcha un plan que durará diez años.

Dicho plan se basa en la concienciación, la asociación y la participación de los agentes locales, regionales y nacionales.

Lo que están llevando a cabo es reforestar, regenerar la vegetación y prevenir incedios forestales, los cuales destruyen 3.000 hectáreas cada año.