Última hora

Última hora

La hemorragia de la bolsa china pone en evidencia a su economía

El desplome de la bolsa china empieza a ser estructural y retroalimenta las dudas sobre la segunda economía del mundo. El índice general del

Leyendo ahora:

La hemorragia de la bolsa china pone en evidencia a su economía

Tamaño de texto Aa Aa

El desplome de la bolsa china empieza a ser estructural y retroalimenta las dudas sobre la segunda economía del mundo. El índice general del principal parqué chino se dejó un ocho y medio por ciento, su mayor bajada en ocho años. La semana pasada, ya perdió en total un once por ciento.

Con este nuevo retroceso, la plaza de Shanghái se sitúa en pérdidas anuales después de haber tocado su máximo histórico a principios de junio. Desde entonces, su caída ha sido igual de espectacular solamente con dos ligeras remontadas a principicios de julio y agosto por las medidas oficiales del Gobierno.

Pero los indicadores independientes siguen constantando una economía en China mucho más frágil de lo que las autoridades parecen admitir. El índice Markit de gestores de compras del sector manufacturero de agosto, publicado el viernes pasado, registró su mayor contracción en seis años y medio.

Esta noticia y el hecho de que el banco central del país apenas haya tomado nuevas decisiones para parar la última hemorragia bursátil aceleraron este lunes las pérdidas de los parqués. La única medida del fin de semana fue la de permitir a los fondos de pensiones del país a invertir un máximo del 30 por ciento de sus activos (298.000 millones de euros) en bolsa. Pero, simultáneamente, se ha sabido que en las dos últimas semanas el Gobierno ha reducido las compras de valores a partir de las grandes empresas.

“En el cuadro general, no es solo el mercado de acciones quien está en el origen de las preocupaciones”, explica la analista china Donna Kwok, del banco UBS. “También nos enfrentamos a la reciente ofensiva para hacer más competitiva la moneda devaluándola. Algo que seguramente ha provocado que la salida de capitales en julio haya subido”.

Hace dos semanas, Pekín devaluó en casi un cinco por ciento el yuan repecto al dólar. Su intención es volver a aumentar las exportaciones en un momento de debilidad de la economía mundial. Pero esto ocasiona tanto una guerra de monedas como una mayor falta de confianzad de los inversores. Otro elemento que juega en contra es la fuerte caída del precio de las materias primas.