Última hora

Última hora

¿Deberían ir a Marte los humanos o las máquinas?

Leyendo ahora:

¿Deberían ir a Marte los humanos o las máquinas?

Tamaño de texto Aa Aa

Esto es lo que vería un astronauta al llegar a marte por primera vez, los cañones y las llanuras del planeta rojo. Estar allí es un paso gigante para

Esto es lo que vería un astronauta al llegar a marte por primera vez, los cañones y las llanuras del planeta rojo.

Estar allí es un paso gigante para la humanidad, una nueva etapa para la ciencia.

Pero la pregunta sigue siendo: ¿Debemos enviar humanos a Marte? ¿O es demasiado arriesgado enviar a hombres en vez de máquinas?

Muchos quieren ir, como el astronauta de la ESA Alexander Gerst:

“Los humanos quieren ir a marte, estoy seguro de ello. Sólo hay que ver lo que hicieron los humanos a lo largo de la historia.
En cuanto aprendimos a construir barcos, no sólo quisimos ir a la siguiente isla sino navegar hacia el horizonte”.

El problema es que es un viaje muy largo. La distancia entre la Tierra y Marte puede variar entre 55 y 400 millones de kilómetros, dependiendo de sus órbitas.
Ir al planeta vecino significaría recorrer un largo periodo en el espacio lleno de radiación.

En 2011 el ingeniero francés Romain Charles formó parte del experimento MARTE-500 en el que se simulaba un viaje de vuelta del planeta rojo.
“Gracias a la tecnología, en ir a Marte y volver se tardaría alrededor de tres años. Para ir se necesitan entre siete y diez meses, luego hay que esperar a que los planetas estén en una buena posición.
El equipo podría estar alrededor de un año en Marte y después unos ocho o diez meses para volver”.

Según él se han encontrado dificultades:
“Creo que además de los desafíos técnicos que creo que podríamos superar, también existen desafíos vinculados a los propios astronautas, que son tres, principalmente: el primero, las radiaciones en el espacio y como proteger a los humanos de ellas. El segundo es la ingravidez, cómo afrontarla. Los astronautas tienen que trabajar en ello en cuanto llegan a marte y el tercero la parte psicológica, ¿cómo podemos asegurarnos que los astronautas van a ser capaces de soportar un viaje tan largo?”.

El psicólogo Bernd Johannes del Centro Aeroespacial Alemán está desarrollando un sistema para que los astronautas mantengan sus habilidades durante el este viaje de larga duración.

Él hace hincapié en la importancia de un buen trabajo en equipo:
“Si los hombres van a Marte, no va un solo astronauta, va un equipo. Y las relaciones en el equipo depende de sus miembros. Ese es uno de los factores más importantes y puede ser un riesgo para que la misión sea un éxito”.

A pesar de los riesgos que supone estar encerrados en una cápsula durante meses, los que han vivido en la órbita de la Estación Internacional lo ven como algo positivo.

El astronauta Alexander Gerst, comenta:
“Los seres humanos somos exploradores por naturaleza y desde hace cincuenta años sabemos como hacer un vuelo espacial. Así que estamos sólo en el comienzo de una etapa, de una nueva era de exploración”.

Hasta ahora han sido robots los que han pisado suelo marciano.
La pregunta es, ¿Merece la pena correr los riesgos que conlleva enviar humanos a Marte?