Última hora

Última hora

La desigual reconstrucción de Nueva Orleans 10 años después del Katrina

Diez años después de Katrina, Nueva Orleans todavía lucha por cerrar las heridas que provocó el huracán que devastó la costa del Golfo de Estados

Leyendo ahora:

La desigual reconstrucción de Nueva Orleans 10 años después del Katrina

Tamaño de texto Aa Aa

Diez años después de Katrina, Nueva Orleans todavía lucha por cerrar las heridas que provocó el huracán que devastó la costa del Golfo de Estados Unidos y acabó con la vida de 1.830 personas.

Con nueve millones y medio de turistas el año pasado, la resurrección de algunas zonas como el histórico barrio francés de la ciudad es innegable, pero otras, siguen luchando para levantar cabeza.
Es el caso del Lower Ninth Ward. En este barrio de mayoría negra, sólo el 34% de la población ha podido regresar a sus casas.
Errol Joseph, de 64 años, está reconstruyendo la suya con la ayuda de voluntarios no remunerados. La burocracia marcó sus anteriores intentos de volver.

Errol Joseph está convencido de que el desinterés de las autoridades responde al color de su piel y al peso de su cartera.
Katrina dejó cerca del 80% de Nueva Orleans bajo el agua y casi la mitad de sus 460.000 habitantes tuvieron que irse de la ciudad después de la catástrofe. Una década después, sigue habiendo 100.0000 afroamericanos y 10.000 residentes blancos menos según cifras del Censo.

Aunque Steve Robinson y Fred, su padre, han logrado poner en pie su casa, piden al Ayuntamiento más medios para la reconstrucción de los barrios más desfavorecidos.

Steve Robinson, residente en Lower 9th Ward:
“Pido que centren más sus esfuerzos en esta zona de la ciudad, porque el Superdome y los barrios ricos, como el francés, no es lo único que existe en la ciudad, vale, es la parte rica, pero, ¿qué pasa con la gente que ha estado viviendo en las afueras de la ciudad?, ¿qué pasa con nosotros?.”

En la avenida donde el agua el agua sobrepasó los diques de la calle 17 y la avenida Londres, Sandy Rosenthal recibe a los turistas en este museo al aire libre. En su opinión, la protección de la ciudad construida por debajo del nivel del mar era claramente insuficiente antes de 2005.

Sandy Rosenthal:
“La gente llega al aeropuerto Louis Armstrong con ganas de entender lo que pasó, aunque hayan pasado 10 años. Y estamos encantados de que lo hagan, porque los supervivientes merecen que se den a conocer los hechos investigados tras la inundación. Los supervivientes merecen que se sepa que la inundación se debió a un fallo de ingeniería civil, y no simplemente a la Madre Naturaleza.”

La ciudad está ahora blindada con un dique de 215 kilómetros de largo con unos muros de casi 30 metros de ancho y casi 17 de alto- que ha costado 14.500 millones de dólares. Los humedales que la rodean actúan también como amortiguador natural para frenar las marejadas ciclónicas.

El plan de restauración costera del estado de Louisiana comenzó en 2007. Ironías del destino, otro desastre está ayudando a financiar el proyecto.

Alisha Renfro, científico de la Federación National Wildlife:
“Como tenemos fondos tras el derrame de petróleo de BP (British Petroleum), podemos destinar parte de ese dinero a la reconstrucción costera. Y aunque el vertido fue un suceso muy trágico, en realidad representa también una ayuda crucial.”

Cerca de 6.800 millones de dólares pagados por BP en concepto de compensaciones tras el vertido de petróleo de 2010, se usaran para la reconstrucción de la costa.