Última hora

Última hora

Turquía combate abiertamente en la guerra de Siria

Cazabombarderos turcos participaron el viernes, por primera vez dentro de la coalición con Estados Unidos, en un ataque contra objetivos del llamado

Leyendo ahora:

Turquía combate abiertamente en la guerra de Siria

Tamaño de texto Aa Aa

Cazabombarderos turcos participaron el viernes, por primera vez dentro de la coalición con Estados Unidos, en un ataque contra objetivos del llamado Estado Islámico en Siria cerca de Aleppo.

Para el gobierno turco se trata de objetivos que definen como “una amenaza a la seguridad de Turquía”.
Turquía combate en la coalición internacional con operaciones conjuntas firmadas el lunes pasado con Estados Unidos.

El 24 de julio Ankara anunció que abriría sus bases aéreas a los aviones estadounidenses para realizar operaciones contra los yihadistas. Explicó que en esos vuelos participarían también aeronaves turcas.

El 24 de julio, aviones de combate turcos atacaron objetivos del Estado islámico en Siria, pero no como parte de una operación de la coalición. Se trató de un bombardeo de represalia tras un atentado en la localidad turca de Suruc, fronteriza con Siria, en la que un suicida del islamista hizo estallar explosivos y mató a una treintena de simpatizantes de la izquierda kurda.

Apenas ha durado 48 horas. Ha quedado reiteradamente roto el alto el fuego declarado el jueves en la frontera libanesa. El acuerdo fue pactado entre el gobierno sirio y el grupo chíi libanés Hezbolá por un lado y varios grupos de insurgentes.

Los combates han recomenzado en la localidad de Zabadani, feudo rebelde cerca de Damasco y en las zonas de mayoría shií de Kefraya y al-Foua, en manos del Ejército de Bachar al Asad.

El gobierno sirio lanzó una ofensiva en julio para apoderarse de Zabadani, último bastión rebelde cerca de la frontera libanesa.

Como respuesta, el Frente al Nusra se ha aliado con algunas facciones suníes para retomar la últimas localidades que el régimen ocupa en la fronteriza provincia de Idleb. Es la segunda tregua que fracasa en un mes tras la tentativa de hace dos semanas de llegar a un acuerdo sobre la liberación de prisioneros. Los insurgentes exigen la puesta en libertad de más de mil de sus hombres.