Última hora

Última hora

El conflicto tibetano

Pekín celebra este uno de septiembre el 50 aniversario de la región autónoma del Tíbet, una reforma administrativa que data de 1965 contestada por el

Leyendo ahora:

El conflicto tibetano

Tamaño de texto Aa Aa

Pekín celebra este uno de septiembre el 50 aniversario de la región autónoma del Tíbet, una reforma administrativa que data de 1965 contestada por el Dalai Lama, que por su parte celebró su 80 cumpleaños en Glastonbury, en el Reino Unido, el pasado junio.

Exiliado desde hace 60 años, el líder espiritual de los tibetanos reclama una verdadera autonomía para el Tíbet, el llamado “camino de enmedio”, pero Pekín considera suficiente la actual autonomía de la región y califica la alternativa del Dalai Lama de pantalla al independentismo.

La “Región Autónoma del Tíbet” comprende el Tíbet central y occidental, mientras que las regiones orientales de Kham y Amdo fueron integradas a China el 1 de septiembre de 1965.

En 1959 el Ejército Popular de Liberación chino sofocó una rebelión popular por la independencia del Tíbet, esta región del Himalaya que el nuevo régimen comunista en el poder en China reclama como parte inseparable de su territorio desde 1950.Decenas de miles de tibetanos murieron y otros tantos tomaron el camino del exilio, siguiendo los pasos del decimocuarto Dalai Lama y su Gobierno que encontraron refugio en la India.

Desde entonces, el Tíbet, con cerca de tres millones de habitantes, se ha convertido en uno de los polvorines de China. Las autoridades acusan a los independentistas de estar detrás de las tensiones que surgen periódicamente. En marzo de 2008, una serie de protestas pacíficas iniciadas por los monjes el 10 de marzo, día del aniversario de la rebelión de 1959, degeneraron en enfrentamientos violentos en Lhasa, la capital, y en Gansu, una región limítrofe del Tibet.

Las autoridades chinas acusaron al Dalai Lama de orquestar las protestas que precedieron a los Juegos Olímpicos de 2008. Una acusación negada por el líder espiritual de los tibetanos que una vez más, reclamó más autonomia para la región.

Otra prueba del malestar de los tibetanos son las inmolaciones. Desde 2011, más de un centenar de hombres y 24 mujeres se han prendido fuego como forma de protesta según la ong estadounidense Campaña Internacional por el Tíbet.