Última hora

Última hora

Claves sobre el espacio Schengen

Las reglas de asilo de la Unión Europea se colapsan bajo una presión migratoria sin precedentes. Procedentes principalmente de África, Siria e Irak

Leyendo ahora:

Claves sobre el espacio Schengen

Tamaño de texto Aa Aa

Las reglas de asilo de la Unión Europea se colapsan bajo una presión migratoria sin precedentes.

Procedentes principalmente de África, Siria e Irak, miles de inmigrantes tratan de entrar en el espacio Schengen, sinónimo para ellos de cruzar fronteras sin ser sometido a controles.
Pero, ¿que es exactamente el espacio Schengen?

El 14 de junio de 1985, cinco Estados miembros europeos (Bélgica, Francia, Alemania Occidental, Luxemburgo y los Países Bajos) decidieron suprimir las fronteras comunes entre los países integrantes y establecer controles comunes en las fronteras exteriores de esos países. El primer acuerdo se firmó en el río Mosela cerca de Schengen, una diminuta ciudad luxemburguesa. El acuerdo original fue complementado en 1990 por un Convenio de Aplicación y entró en vigor en 1995.

En la actualidad 26 países pertenecen al Espacio Schengen: 22 de ellos son también miembros de la UE (Alemania, Bélgica, Francia, Luxemburgo, Holanda, Austria, Suecia, Finlandia, España, Portugal, Italia, Grecia, Dinamarca, Estonia, Letonia, Lituania, Hungría, Polonia, República Checa, Eslovenia, Eslovaquia y Malta)
Cuatro países no pertenecen de la UE (Islandia, Noruega, Suiza y Liechtenstein) y otros cuatro que si forman parte del club comunitario esperan incorporarse pronto al espacio Schengen (Bulgaria, Croacia, Chipre y Rumanía). Irlanda y el Reino Unido por su parte siguen fuera de él.

El espacio Schengen garantiza la libre circulación a más de 400 millones de ciudadanos de la UE y a muchos nacionales de terceros países, legalmente presentes en el territorio de la UE.
Para garantizar la seguridad en el espacio Schengen, en 2004 se creó Frontex, la Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores de la UE. Este año su presupuesto es de 114 millones de euros, claramente insuficiente para hacer frente a una crisis de esta magnitud.

En 2011, después de la Primavera Árabe, la Comisión aceptó la introducción temporal de los controles fronterizos, un precedente que algunos países reclaman ahora. Otros van más allá y piden incluso la supresión del espacio Schengen y la vuelta al sistema de fronteras interiores.

La legislación actual permite a las autoridades nacionales “reintroducir excepcional y temporalmente controles fronterizos internos en caso de amenaza grave para la seguridad o de deficiencias en las fronteras exteriores.