Última hora

Última hora

Crisis migratoria: Solidaridad frente a la inacción oficial

La muerte de 71 refugiados en un camión en Austria ha despertado conciencias sobre el drama que viven quienes huyen de las guerras en países como

Leyendo ahora:

Crisis migratoria: Solidaridad frente a la inacción oficial

Tamaño de texto Aa Aa

La muerte de 71 refugiados en un camión en Austria ha despertado conciencias sobre el drama que viven quienes huyen de las guerras en países como Siria e Irak y en África.

Todos ellos habían hecho un largo viaje lleno de peligros y obstáculos para llegar a Europa. Aquí, en Austria, se ha vivido la tragedia de cerca.

Julian, militante contra la extrema derecha en Burgerland:
“Hasta ahora, toda esta gente se ahogaba en el Mediterráneo, “convenientemente” lejos de nuestros ojos. Pero ahora estamos viendo el impacto que tienen nuestras politicas catastróficas en la puerta de nuestras casas.”

Esta otra voluntaria austríaca denuncia la forma en la que se trata a los refugiados que llegan a Europa.

Dagmar Fruehwirth Sulzer:
“No hay seres humanos ilegales, y para mi lo más horrible es que las personas están siendo tratadas como animalesa que pones detrás de una valla y echas de comer.”

El martes, en la Estación del Oeste en Viena, los voluntarios estaban preparados para recibir a los inmigrantes, agotados tras su paso por Hungría. Les dieron a todos agua, pan, fruta y cepillos de dientes aunque el destino final de muchos de ellos era Alemania.

El mismo movimiento de solidaridad recorre Berlín, donde cientos de personas acampan alrededor del Centro de Registro de la Oficina Regional de Asuntos Sociales y Sanidad.
Dentro del recinto, dos ONG han montado un parque infantil y un dispensario para los refugiados enfermos del que también se ocupan voluntarios como esta médica.

Dinah Laubisch, médica voluntaria:
“Estaba de vacaciones, asi que he tenido suerte. Muchos de mis colegas las han pedido para venir a ayudar. También hay autónomos que sacan tiempo y vienen unas horas. Cada uno se arregla como puede.”

También aquí se reprocha a las autoridades su inacción frente a esta crisis humana.

Derya Aksaz, activista:
“El Senado de Berlín está fallando, no admite que es es una catástrofe. Ni siquiera quiere reconocer que se trata de una crisis “.

En condiciones aún más difíciles para los refugiados, como aquí, en la frontera de la Antigua República Yugoslava de Macedonia, también son los voluntarios los que ayudan a la gente.