Última hora

Última hora

Bruselas no logra convencer a Orbán de que acepte el sistema de cuotas para los refugiados

Los líderes de las instituciones comunitarias no han logrado hacer cambiar de opinión a Viktor Orbán. El primer ministro húngaro ha defendido su

Leyendo ahora:

Bruselas no logra convencer a Orbán de que acepte el sistema de cuotas para los refugiados

Tamaño de texto Aa Aa

Los líderes de las instituciones comunitarias no han logrado hacer cambiar de opinión a Viktor Orbán. El primer ministro húngaro ha defendido su gestión en la crisis de los refugiados y sigue negándose al sistema de cuotas. Como ya lo hiciera anteriormente, ha pedido a los refugiados que no vengan a Europa, asegurando que “las cuotas son una ilusión”.

Ha culpado a Alemania del caos que se vive en las estaciones de tren húngaras por enviar mensajes contradictorios.

“Hay una solución: Si Alemania les invita, deben darles un visado y, si no, deben aclararlo. Si tienen un visado, les dejamos ir, pero sin ser registrados no podemos porque luego Austria nos acusa de dejarles ir”, ha dicho Orbán.

Antes de reunirse con el presidente de la Comisión Europea, Orbán estuvo con el presidente del Europarlamento. Fue entonces cuando dijo que el problema de la crisis de los refugiados “no es europeo, sino alemán”, porque nadie quiere quedarse en Hungría u otros países, su destino es Alemania.

Para Orbán la prioridad es un control fronterizo eficaz, sin lo cual no tiene sentido hablar de cuotas. En su opinión, hacer soñar a los refugiados con que todos pueden venir a Europa sería un “fracaso moral”.

“Cuota significa que hay una solución para ocuparse de los que quieren venir a Europa. En lugar de dejar claro: por favor, no se arriesguen, no vengan”, ha señalado Orbán.

Según el primer ministro húngaro la llegada masiva de refugiados a Europa, “en su mayoría musulmanes”, es una amenaza para la identidad cristiana del Viejo Continente. El presidente del Consejo Europeo le ha respondido que un cristiano ayuda al que lo necesita, sin importarle su raza o religión.

“Viktor Orbán ha tenido reuniones en Bruselas durante todo el día, pero los líderes de la UE no han podido convencerle de que la política común migratoria beneficiaría a Hungría. Sigue pensando que la prioridad es asegurar las fronteras exteriores. Todo lo demás va después”, ha explicado Sandor Zsiros, corresponsal de euronews en Bruselas.