Última hora

Última hora

Tensión y angustia en la estación central de tren de Budapest

Desesperación, cansancio y angustia ante la situación insostenible en la que se encuentran centenares de personas, la mayoría ciudadanos sirios, en

Leyendo ahora:

Tensión y angustia en la estación central de tren de Budapest

Tamaño de texto Aa Aa

Desesperación, cansancio y angustia ante la situación insostenible en la que se encuentran centenares de personas, la mayoría ciudadanos sirios, en Keleti, la estación central de tren de la capital húngara.

Desde el pasado martes se han registrado varios enfrentamientos entre los propios refugiados sirios, peleándose por la comida que repartían ciudadanos voluntarios, así como con la policía húngara, durante las protestas en las que exigían a los dirigentes europeos que reaccionen.
“La policía está siendo muy dura con nosotros, están siendo durísimos especialmente con los refugiados sirios. Soy sirio, un profesor de universidad pero no parezco ser humano para ellos”, analiza perplejo Mohammed, un refugiado sirio bloqueado desde hace varios días en Hungría.

Impresiones que comparte Aref cuando interpela: “Nadie va a ayudarnos. Son unos completos mentirosos. Hablan de derechos humanos, hablan de leyes internacionales. Pero, ¿qué tipo de leyes internacionales y derechos humanos tienen?”.

Pocas horas antes de que se permitiera a más de 1.000 refugiados sirios el acceso a la estación Keleti, las familias intentaban recuperar fuerzas en improvisados campamentos para seguir luchando por llegar a los países ricos de Europa. Tras alejarse de la guerra, esperan que se les permita rehacer sus vidas.