Última hora

Última hora

El suero de leche ayuda a fabricar embalajes más ecológicos

Leyendo ahora:

El suero de leche ayuda a fabricar embalajes más ecológicos

Tamaño de texto Aa Aa

Cada año se producen cientos de toneladas de plástico. ¿Cómo reducir nuestra dependencia del petróleo y pensar en nuestro planeta remplazando ciertos

Cada año se producen cientos de toneladas de plástico. ¿Cómo reducir nuestra dependencia del petróleo y pensar en nuestro planeta remplazando ciertos plásticos por productos más ecológicos?

Maria Beatrice Coltelli, Investigadora en materiales avanzados del DICI-UNIPI, nos muestra la fabricación de embalajes que incluyen la proteína del suero de leche:

“Esto es pulpa de la patata, esto es un polímero biodegradable y esto otro tan pesado es la proteína del suero de leche.”

El suero de leche, que se obtiene en el proceso de fabricación del queso, junto a otros residuos agrícolas, constituyen excelentes materias primas para fabricar nuevos plásticos biodegradables.

Desarrollados en el marco de un proyecto europeo de investigación, se pueden aprovechar para la fabricación de embalajes plastificados, como tetrabricks u otros envases de alimentos.

“Con estos gránulos-prosigue Maria Beatrice Coltelli- se obtiene una fina película que va a insertarse en este material que en sus múltiples capas incluye además cartón y aluminio.”

Las fibras naturales se ven claramente.
Pero, ¿puede este método utilizarse a escala industrial?

En Mimizan, en Francia, esta fábrica produce embalajes a base de papel, combinando diferentes materiales. Y cada capa tiene una función protectora del contenido.

Los plásticos, como el polietileno, juegan un papel de barrera protectora, y se fabrican desde hace más de cincuenta años. Esta empresa se interesa en las nuevas posibilidades de innovación.

Anne Kaschkees ingeriera especializada en el empaquetado en Gascogne Emballage:

“Este nuevo material se fabrica a partir de residuos, de proteínas y de otros derivados de la agricultura. Es una solución sostenible y renovable, a diferencia de los materiales fósiles. Y por esa razón puede ser en el futuro una alternativa viable al filme de plástico.”

Los investigadores tratan de desarrollar y mejorar estos nuevos materiales bioplásticos para su uso industrial. Pero además tratan de hacerlos más finos pero igual de resistentes.

Elodie Bugnicourt, es coordinadora del proyecto BIO-BOARD en el grupo Ecomaterials group leader:

“Es imposible de romper con las manos. ¡O por lo menos yo no puedo! Tiene ciertas propiedades que se están mejorando, por ejemplo, en el proceso industrial de transformación, queremos incrementar la velocidad de fabricación y mejorar la convertibilidad de los materiales, para poder pasarlos por las máquinas, tal como pueden ver aquí.”

Otra ventaja de estos nuevos materiales bioplásticos es que simplifican el proceso de reciclaje. Cada material del cartón laminado se separa con mayor facilidad y se puede recuperar facilmente, como muestran en este laboratorio de control de calidad.

Marco Buchignani es el Director del control de calidad en de “Labs Lucense“http://labs.lucense.it/:

“Hemos comprobado lo fácil que es separar las capas. Es importante recuperar el polietileno, el aluminio y la mayor parte de las diferentes fibras, que son muy útiles para producir cartón reciclado.”

Los bioplásticos van haciéndose un sitio en nuestras vidas cotidianas gracias a sus propiedades mecánicas, su orígen ecológico y su facilidad de reciclaje.

Para más información: http://www.bioboard.eu