Última hora

Última hora

Peugeot, Renault y los fabricantes alemanes se disputan el futuro mercado automovilístico iraní

Las grandes compañías automovilísticas occidentales, el mayor de Oriente Medio, se lanzan de nuevo al mercado iraní, a la espera del pronto

Leyendo ahora:

Peugeot, Renault y los fabricantes alemanes se disputan el futuro mercado automovilístico iraní

Tamaño de texto Aa Aa

Las grandes compañías automovilísticas occidentales, el mayor de Oriente Medio, se lanzan de nuevo al mercado iraní, a la espera del pronto levantamiento de las sanciones internacionales. Pero las posiciones dominantes de antes de las sanciones se verán ahora seguramente alteradas. El francés Peugeot, que contaba con casi un treinta por ciento de cuota de mercado en el país, puede ser superado por su compatriota Renault. Y al acecho están los fabricantes alemanes.

Con el castigo occidental, el mercado iraní ha desendido del millón de unidades nuevas anuales. Pero, de cara a 2020, tiene que superarse los dos milones.

“No tendrá un efecto inmediato”, previene el economista iraní Saeed Leilaz a Euronews sobre el fin de las sanciones. “Sé que el iraní Khodro y Peugeot llevan a cabo negociaciones constructivas y otras factorías iraníes lo hacen con Renault. Sin embargo, de estas compañías solo podemos importar productos. Y ninguna de ellas hará nuevas inversiones en Irán”.

De hecho, Peugeot detuvo su producción en 2012 cuando se agudizaron las sanciones. En cambio, Renault esperó hasta 2013 y además dejó allí una reserva de dinero. Se calcula que, con la vuelta, Renault puede sobrepasar a Peugeot en cuota de mercado con un doce por ciento.

“Como se sabe, nosotros estamos cooperando con Renault, Peugeot y Suzuki”, recuerda el director ejecutivo de Iran Khodro, Hashem Yekke Zare. “Pero ya dije que se ampliaría el número de compañías. Escogeremos a otro país europeo fuerte, a parte de Francia, para disponer de un cuarto socio”.

El responsable de la mayor compañía iraní se refiere indirectamente a Alemania, que por otro lado fue menos duro que Francia durante las negociaciones con Teherán. En todo caso, cuando se supo que había un acuerdo los consumidores optaron por esperarse a comprar nuevos vehículos. En medio de una campaña en las redes sociales.

“La campaña empezó después de que ya hubiera una caída en el mercado y esta se aprovechó de ello, sin que fuera la causante de la bajada”, explica Arash Rahbar, periodista especializado. “Pero creo que el tema más importante en las actuales circunstancias es que, por ahora, la mayoría de consumidores no tiene ganas de comprar”.

La realidad es que el precio de un coche occidental en Irán puede llegar a doblarse e incluso triplicarse. Por este motivo, los iraníes prefieren esperar a que se restablezcan las relaciones con los constructores mundiales para que baje el coste tanto de los vehículos extranjeros como de los locales.

“A pesar de los desafíos, parece que el levantamiento de las sanciones, el apoyo del presidente Rohani y la asociación con compañías bien conocidas, permitirá a la industria automovilística iraní recuperar la vía del crecimiento”, concluye el corresponsal de Euronews en Irán, Javad Montazeri.