Última hora

Última hora

El comercio chino continuó ralentizándose en agosto, pese a la devaluación del yuan

La ralentización del comercio chino confirma el debilitamiento de la economía del país en este tercer trimestre. En agosto las exportaciones

Leyendo ahora:

El comercio chino continuó ralentizándose en agosto, pese a la devaluación del yuan

Tamaño de texto Aa Aa

La ralentización del comercio chino confirma el debilitamiento de la economía del país en este tercer trimestre. En agosto las exportaciones retrocedieron respecto al año anterior un cinco y medio por ciento, mientras que las importaciones cayeron casi un catorce. La bajada se frena respecto a julio, pero sigue siendo preocupante.

En concreto, esta desaceleración china supone que, en agosto, sus importaciones procedentes de la Unión Europea se redujeron en un veintiún por ciento. Provenientes de Japón fueron en un catorce. Y, de origen en Estados Unidos, alrededor de un seis. Claramente, la Unión Europea y Japón se están viendo más perjudicados que Estados Unidos.

“La apreciación monetaria de los últimos doce meses ha presionado de forma importante al sector exportador”, explica el economista Haibin Zhu, responsable en China
de la división de activos de JPMorgan. “Aunque se ajuste la moneda, hay un periodo de transición hasta ver su efecto en el comercio de unos dos trimestres. Por ello, diría que los datos de las exportaciones continuarán siendo débiles”.

El banco central chino decidió de forma inesperada devaluar un cinco por ciento el yuan a mediados de agosto. Su objetivo era, precisamente, relanzar unas exportaciones en retroceso. Pero, a parte de provocar una guerra de monedas entre países, hay otros elementos que de momento diluyen su efecto. Uno fueron las explosiciones en el puerto industrial de Tianjín. El otro, la paralización parcial de la producción por el desfile del setenta aniversario de la capitulación de Japón.

Aunque, de fondo, también subsiste una demanda interna mucho menor de lo que pretenden las autoridades. Así se explica el décimo mes consecutivo de bajada de las importaciones. Aquí se juega que el crecimiento del país no caiga muy por debajo del actual siete por ciento.