Última hora

Última hora

Friburgo, en Alemania, se prepara para recibir a más refugiados

Aquí hay 364 refugiados de 14 nacionalidades. Vienen, entre otros países, de Pakistán, Siria, Eritrea, Albania, Gambia o Nigeria.

Leyendo ahora:

Friburgo, en Alemania, se prepara para recibir a más refugiados

Tamaño de texto Aa Aa

Estamos en Friburgo, Alemania. Aquí hay 364 refugiados de 14 nacionalidades. Vienen, entre otros países, de Pakistán, Siria, Eritrea, Albania, Gambia o Nigeria. Más de 100 han llegado de Hungría en los últimos días. Están desbordados y por eso los procedimientos de identificación son lentos y las peticiones de asilo se retrasan.

Zacharia es sirio. Ha dejado a su mujer y a sus cinco hijos en el Líbano y ha llegado a Alemania a través de Turquía, Grecia y Hungría. Espera traer a su familia lo antes posible: “La situación es grave por el grupo Estado Islámico, no doy más detalles porque todavía hay niños y familiares allí”.

Otros han huído de la persecución del régimen, como este hombre que nos enseña fotos de su coche destruído por el Ejército sirio: “El régimen está matando a los ciudadanos sin distinción, muchos médicos han sido asesinados por que el régimen decía que eran terroristas. Así que hemos tenido que huir para encontrar un lugar más seguro.”

Este campo de refugiados se ha levantado en cinco semanas. Las autoridades están ampliando la zona para acoger a 500 personas e incluso se plantean recibir a 900 más.

“Hay mucha demanda en el mercado de camas y también de contenedores. Hay una lista muy larga de espera y de momento solamente tenemos acceso a un cierto número de camas. Podemos recibir lo que está disponible en el mercado. Esta parte de la sala no estará lista hasta dentro de dos semanas”, explica el portavoz de la ciudad.

El Gobierno alemán ha indicado que espera recibir este año unas 800.000 solicitudes de asilo, cuatro veces más de las recibidas el año pasado. Los vecinos lo saben y ayudan como pueden.

Margherita Sforza, euronews:
“La población local ha acogido calurosamente a los refugiados, cada día traen ropa y juguetes aquí. Hay tantas cosas donadas que los voluntarios han empezado a rechazar algunas de ellas”.