Última hora

Última hora

Lars Løkke Rasmussen: "No queremos ver escenas como las de Budapest"

No quieren quedarse en Dinamarca, es lo que rezan los papeles que esgrimen centenares de refugiados bloqueados en varios trenes en la estación danesa

Leyendo ahora:

Lars Løkke Rasmussen: "No queremos ver escenas como las de Budapest"

Tamaño de texto Aa Aa

No quieren quedarse en Dinamarca, es lo que rezan los papeles que esgrimen centenares de refugiados bloqueados en varios trenes en la estación danesa de Rodby. Rechazan dejarse registrar por la policía ya que temen no poder continuar su viaje hacia Suecia y tramitar su demanda allí donde la política de asilo es más generosa.

El primer ministro danés ha dicho que no desea ver escenas similares como las vistas en la estación de Budapest. “Aunque no podemos negar la presión que sufrimos, ha aclarado Lars Løkke Rasmussen. Esta situación es muy compleja, mucha gente continúa su viaje a través de nuestras fronteras, un país seguro y donde reina la paz. Muchos no desean solicitar asilo en Dinamarca y prefieren hacerlo en Suecia. Eso muestra, claramente, que no estamos solo ante un problema de refugiados sino ante un problema migratorio más amplio.”

Las autoridades danesas ordenaron, ayer, suspender de forma indefinida el tráfico ferroviario con Alemania.

Ante la imposibilidad de continuar por tren, cientos de refugiados continúan a pie por la autopista E45 su periplo hacia Suecia.

A la pregunta de ¿por qué Suecia? un refugiado sirio contesta que no desea quedarse en Dinamarca y que pese a los 500 kilómetros que le quedan, no significan nada comparado a lo que ha andado desde que salió de Siria.

“En Suecia nos permiten traer a nuestras familias que hemos dejado atrás, comenta otro refugiado iraquí. Podremos hacerles venir en dos o tres meses, mientras que aquí, en Dinamarca, tendríamos que esperar un año o año y medio para ello, eso es mucho tiempo para aquellos que hemos dejado en nuestro país.”

Dinamarca ha recibido, en los últimos 3 días, cerca de 1 500 refugiados, todo un récord para un país que, en lo que va de año, ya ha registrado a unos 20 000 en comparación con las 14 000 solicitudes del año pasado.