Última hora

Última hora

Una fortuna calculda, para Isabel II, de 384 millones de euros

¿Cuál es la fortuna propia de la reina Isabel II? No hay datos oficiales para contestar esta pregunta, pero medios anglosajones han hecho cálculos en

Leyendo ahora:

Una fortuna calculda, para Isabel II, de 384 millones de euros

Tamaño de texto Aa Aa

¿Cuál es la fortuna propia de la reina Isabel II? No hay datos oficiales para contestar esta pregunta, pero medios anglosajones han hecho cálculos en función de informaciones paralelas y estimaciones de economistas. Es el caso de la agencia ‘Bloomberg’, que sitúa esta fortuna en 384 millones de euros. Para este medio, no es tanto comparado con los multimillonarios del país. Pero hay que reconocerle a Isabel su habilidad para haberlo conservado.

“Si se mira como un negocio, hay que pensar en un plan de sucesión y si el príncipe Carlos se demostrará tan hábil como director general como lo ha sido Isabel”, se cuestiona el financiero británico Robert Haigh, de Brand Finance. “No es tan universalmente querido, pero hay que fijarse en el equipo en su conjunto de la familia real británica”.

Concretamente y según ‘Bloomberg’, este patrimonio se reparte en 143 millones de la herencia de su madre, 98 en propiedades, 67 en inversiones financieras, otros 67 en su exclusiva colección de sellos y nueve en sus cuadras de caballos.

En todo este dinero, no se incluye las propiedades que la reina no puede vender como el palacio de Buckingham ni el valor en su conjunto de la monarquía que se estima en 78.000 millones de euros.

“El turismo es una de nuestras mayores fuentes de ingresos, con 26.000 millones de libras esterlinas anuales”, analiza Patricia Yates, directora de estrategia de VisitBritain. “¿Y por qué la gente viene aquí? Un verdadero atractivo para la gente, uno de nuestros hechos diferenciales, es nuestra historia y cultura, nuestros fastos. Y la reina y la familia real es central en todo ello”.

En un reinado tan largo como el suyo, los sucesores y pretendientes al trono de Isabel II se siguen casando y siguen teniendo hijos con ceremonias que obtienen en cada ocasión una audiencia mundial solo constatable en la familia real británica. Y este activo parece que el país no está dispuesto a perderlo.