Última hora

Última hora

Refugiados sirios: llegada a Turquía y esperanza de una vida mejor en Europa

Jarabulus, Siria. Desde hace dos años, este pueblo está en manos del grupo Estado islámico, que se lo arrebató tras duros combates a las milicias

Leyendo ahora:

Refugiados sirios: llegada a Turquía y esperanza de una vida mejor en Europa

Tamaño de texto Aa Aa

Jarabulus, Siria. Desde hace dos años, este pueblo está en manos del grupo Estado islámico, que se lo arrebató tras duros combates a las milicias kurdas YPG. La localidad turca de Karkamis está a sólo 500 metros, pero la guerra civil en Siria los ha separado completamente.
Turquía comparte una frontera de 950 km con Siria que no sigue ninguna barrera natural, como ríos o montañas. Se trata de una línea de demarcación simple trazada después de la Primera Guerra Mundial.
Aunque esa línea separó a algunas familias, no se rompieron los lazos ya que durante un siglo, el contrabando era una actividad normal.

La familia de Ali Yilmaz vive justo al lado de la frontera, y ha acogido a decenas de refugiados sirios.

Ali Yilmaz, residente en Karkamis:
“Los acontecimientos en Siria nos afectan directamente. Los que huyen son seres humanos, como nosotros. Escapan con sus hijos de la crueldad del régimen, y tienen miedo de los soldados en las fronteras. Por eso saltan las alambradas de espino, que les hace jirones la ropa. Pierden hasta los zapatos”.

Desde sus casas en Yilmaz escuchan los disparos y las bombas, aunque ahora con menos frecuencia. Hace dos semanas, una explosión hizo añicos los cristales de la casa.

Ali Yilmaz:
“Desde hace dos años, tenemos como vecinos a los yihadistas del grupo Estado Islámico. Han minado el campo que bordea nuestro pueblo, y ahora la gente tiene miedo de venir por ahí. Algunas veces, cuando pasan perros, las minas explotan. Por eso ahora viene menos gente. Antes venían diariamente de 300 a 500 personas, en ocasiones incluso mil…”.

La mujer de Ali, su madre y sus cuatro hijos aseguran que sienten el mismo temor que si vivieran del lado sirio de la frontera: Es muy duro, señala su madre. Venía mucha gente, la casa estaba siempre llena, pero después de que los yihadistas minasen la zona, ya no viene nadie. Tememos la explosión de las minas, mis nietos están aterrorizados”.

Bora Bayraktar, euronews:
“La vida es dura en la zona cero de la frontera turco-siria. Aunque el número de personas que entran en Turquía ha disminuido, el éxodo no ha terminado. Los disparos y bombardeos cerca de Jarabulus siguen amenazando a sus residentes”.

¿Por qué los sirios huyen hacia Europa y cuánto pagan por llegar hasta allí?
Ahmed Al Kabir, de Jarablus, es excomandante del Ejército Libre de Siria. Huyó a Turquía después de que el grupo Estado Islámico tomara su pueblo. Sus familiares, en cambio, pusieron rumbo a Alemania.

Ahmed El Cabir:
“La población huye por la guerra en Siria y por el grupo Estado Islámico, pero también huye del régimen de Bashar al Asad y de sus barriles explosivos, de su guerra que es contra el pueblo sirio y los niños, no contra los revolucionarios. La gente que va a Europa cree que la vida allí es estupenda, pero realmente creo que el lugar ideal para los refugiados es Turquía y no Europa. Turquía es el país que ha recibido a esos refugiados con los brazos abiertos; les ha proporcionado alimentos, medicinas, hospitales… el pueblo turco ha cuidado del pueblo sirio. Esperamos de verdad que los refugiados que se han ido de Turquía, vuelvan”.

El Dr. Mahdi Davud dirige la Asociación siria Nour, que cuenta con varias oficinas en ciudades turcas y proporciona asistencia médica a los sirios. Sus oficinas son además centros de reunión.

euronews:
Estamos asistiendo al éxodo de miles de sirios que ponen rumbo a Europa. ¿Por qué ahora, por qué intentan ir a Europa precisamente ahora?

Dr. Mahdi Davud:
“Este flujo de refugiados comenzó ya hace cuatro años. Muchas personas trataron de llegar a Turquía o a Europa en grupos. Recientemente, el éxodo hacia Europa se ha acelerado, porque la gente está desesperada, han perdido la esperanza porque las potencias internacionales no han dado señales de querer poner fin a esta guerra. Por eso, muchos pensaron en huir a Europa. También desde hace poco ir a Grecia es más barato. Antes costaba de 10.000 a 12.000 dólares, mientras que ahora ronda los mil dólares. Ahora, incluso con poco dinero, la gente puede ir a otro lado “.

Dr. Mahdi Davud:
“Las rutas están controladas por traficantes de personas, y esos traficantes prolongan artificialmente el trayecto para sacar más dinero a los refugiados. Sobre todo a los que vienen de Siria y no conocen el país. Por ejemplo, a un grupo que entra en Turquía por Antakya y quiere ir a Bodrum o a Antalya lo llevan a Estambul, en el norte, y luego de vuelta a Bodrum o Antalya. Lo que intentan es convencer a los refugiados de que el trayecto cuesta lo que pagan”.