Última hora

Última hora

Los puntos de discordia de la crisis migratoria

La crisis migratoria sin precedentes que está viviendo Europa crea controversia y opiniones polarizadas. El mayor punto de discrepancia reside en la

Leyendo ahora:

Los puntos de discordia de la crisis migratoria

Tamaño de texto Aa Aa

La crisis migratoria sin precedentes que está viviendo Europa crea controversia y opiniones polarizadas.

El mayor punto de discrepancia reside en la cuestión de si las personas que vienen al Viejo Continente son refugiados políticos o de guerra o simplemente emigrantes económicos, en busca de una vida mejor.

Aunque ese no es el único punto de desencuentro en el seno de la familia de la Unión Europea y en cada una de las sociedades civiles de cada uno de los países miembros.

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, es uno de los líderes europeos que más han repetido en las últimas semanas que la mayoría de los que llegan no son refugiados, sino inmigrantes económicos. Argumento que comparte su homólogo eslovaco, Robert Fico.

Sin embargo, los datos de Amnistía Internacional dicen que 244.000 personas han llegado por mar a las islas griegas en 2015. El 90% de ellos son originarios de Siria, Afganistán e Irak, países cuyos en los que los ciudadanos que huyen son un claro caso de derecho de asilo.

“Esto va en contra de todas las denuncias de que la mayoría son inmigrantes económicos. Está claro que lo que tenemos entre manos es una crisis de refugiados”, ha declarado Iverna McGowan, directora en funciones de la Oficina de Amnistía Internacional ante las Instituciones Europeas.

Los inmigrantes llegan a Europa y dicen que son sirios, es otra de las afirmaciones que circulan.

El líder del eurófobo y antiinmigración Partido de Independencia del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage, afirmaba en el Canal 4 que esta semana se había visto como “la gente tira sus pasaportes en el Mediterráneo y dicen que han venido de Siria”.

McGowan ha señalado que no hay pruebas de esto y ha agregado: “Es evidente que hay procedimientos de asilo que tienen que pasar por procesos de identificación”.

Por su parte, Fabrice Leggeri, jefe de la agencia europea Frontex, ha afirmado que ha surgido un mercado de pasaportes sirios falsos, particularmente en Turquía.

Según el diario británico The Guardian este mercado está siendo impulsado en los países devastados por la guerra, desde Alemania y Suecia.

No sabemos el alcance de dicho mercado. Frontex no dispone de cifras sobre cuantas personas han llegado a Europa con pasaportes sirios falsos, aunque sí ha explicado que varios países han indicado haber visto tales casos.

También se dice que ante la calurosa acogida de Angela Merkel, miles de jóvenes argelinos viajan a Siria o Turquía para hacerse pasar por refugiados sirios. Air Algérie fue la primera en darse cuanta de el incremento de jóvenes argelinos, de entre 18 y 35 años, que volaban hacia esos destinos. Algunos se convierten en capitanes improvisados de las barcazas en las que viajan los refugiados; otros en traficantes de seres humanos.

Algunos políticos europeos afirman que el grupo Estado Islámico está enviando yihadistas a Europa entre los migrantes.

Uno de ellos es el líder del UKIP, Nigel Farage, que ha afirmado que el grupo Estado Islámico ha pasado de contrabando a Europa a miles de terroristas entre los refugiados y los inmigrantes

“Cuando el grupo Estado Islámico dice que van a utilizar este flujo humano para inundar el continente con 5.000 o 500.000 personas, muchos serán de sus militantes yihadistas. Tenemos que ser cautelosos en cuanto a la forma de proceder (en cuanto a la política de asilo de la UE)”, ha declarado.

Sin embargo, Charlie Winter, investigador senior especialista en yihadismo en la Fundación Quilliam, ha dicho que no existen pruebas sobre dicha afirmación y que el autodenominado Estado Islámico tiene otras prioridades.

Para Iverna McGowar, de Amnistía Internacional, “no hay pruebas de ello. La mayoría de las personas que huyen de Siria están huyendo del grupo Estado Islámico, otros grupos armados y, por supuesto, del régimen sirio”.

Los migrantes están trayendo nuevas enfermedades en Europa.

Gran parte de la atención de la crisis migratoria en las últimas dos semanas ha estado en Hungría, con cerca de 33.000 solicitudes de asilo en el primer trimestre de 2015, la segunda cifra más alta en la UE según Eurostat.

Esta semana hemos visto imágenes de la policía húngara con máscaras cuando trataban con los migrantes.

La periodista despedida tras agredir a varios migrantes también llevaba una.

Gregory Hartl, portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha declarado a euronews: “A pesar de la percepción común de que existe una asociación entre la migración y la importación de enfermedades infecciosas, no existe una asociación sistemática. Las enfermedades transmisibles se asocian principalmente con la pobreza. Los refugiados y los migrantes están expuestos principalmente a las enfermedades infecciosas que son comunes en Europa, independientemente de la migración”.

“El riesgo de que los agentes infecciosos exóticos, como el virus del Ébola o coronavirus respiratorio de Oriente Medio, se importen a Europa es extremadamente bajo, y la experiencia ha demostrado que, cuando se produce, afecta a viajeros regulares, turistas o trabajadores sanitarios, no a los refugiados o migrantes”, ha añadido.