Última hora

Última hora

Leyendo ahora:

Tercera edición de la Bienal de Arquitectura de Tallin


le mag

Tercera edición de la Bienal de Arquitectura de Tallin

400 000 personas viven hoy en Tallin. La capital estonia es bien conocida por sus inversiones en nuevas tecnologías al servicio de la sociedad. Pero la ciudad es obsoleta. Sus infraestructuras están totalmente dedicadas al tráfico. Para muchos, Tallin necesita hoy una gran renovación.

“En una de las intersecciones más importantes de la ciudad vemos que los desafíos de la planificación urbana son evidentes, explica Anja Bencze, enviada especial de euronews.Demasiado ruido, demasiado cemento y demasiados coches. ¿Cómo sería el futuro centro urbano de esta capital? Este es uno de los temas abordados en la Bienal de Arquitectura de Tallin dedicada este año a las llamadas Self-driven cities”.

23 proyectos de 14 países han sido presentados para participar en una de las competiciones de la Bienal. “Vision Competition” tiene como objetivo repensar y renovar el cruce de Viru, en el centro de Tallin. Un lugar remodelado, destruído y reconstruído varias veces en el último siglo.

“Los ganadores son daneses y franceses. En su proyecto consiguen resolver los problemas que tenemos en esa zona con los edificios, los coches y la gente. Su proyecto es algo totalmente nuevo para Tallin”, explica Ott Alver, uno de los comisarios de “Vision Competition”.

La tercera Bienal de Arquitectura de Tallin tiene como objetivo reflexionar sobre cómo los grandes cambios tecnológicos afectarán no solo a nuestra manera de vivir sino también a nuestro entorno.

El arquitecto Marten Kaevats es el comisario principal de la Bienal. Marten cree en un futuro sostenible.

“Poner en circulación vehículos sin conductor significaría que habría diez veces menos coches en la ciudad. Sería una medida radical. No habría atascos. Estos vehículos ocuparían además de una manera más eficiente el espacio, asegura Kaevats. Después habría que pensar en qué hacer con todo ese espacio que se liberaría. Los arquitectos necesitan ahora pensar en ello, necesitan reflexionar sobre ese espacio de manera creativa”.

En la exposición principal de la Bienal, “Body Building”, diez estudios internacionales de arquitectura han presentado diferentes prototipos e instalaciones con el objetivo de mostrar al público cómo serían el espacio, el diseño y los objetos del futuro gracias a las nuevas tecnologías.

“El cuerpo y el edificio son presentados hoy en día como dos elementos totalmente opuestos. Un edificio es algo que ya conocemos, algo estándar. Con sus paredes lisas, todo de cemento y algunas ventanas. El cuerpo, sin embargo, es algo orgánico, que se autoregula, que se adapta. Es un sistema”, explica Siim Tuksam , co-comisario de “Body Building”.

Kokkugia es un proyecto de investigación dedicado a la arquitectura experimental desarrollado por Roland Snooks y Robert Stuart-Smith.

“Buena parte de nuestro trabajo se centra en el diseño algorítmico. No pensamos en desarrollar el proyecto de un nuevo edificio directamente: dibujarlo, modelarlo, etc… Nosotros también queremos saber cuáles son las condiciones subyacentes de las que algo va a nacer. Por ejemplo: muchos de los algoritmos que utilizamos vienen de las bandadas de pájaros, de cómo se organizan. La interacción de todas las pequeñas decisiones que toman dará lugar a un comportamiento complejo. Nos gusta pensar en la arquitectura de esta manera”, explica Snooks.

¿Y qué ocurriría si no hubiese arquitectos? El proyecto Latvian Virtual Reality permite al público construir casas, personalizarlas y finalmente imprimirlas en 3D.

La Bienal de Arquitectura de Tallin termina a mediados de octubre.

Selección del editor

siguiente artículo
Retratos con bolígrafo

le mag

Retratos con bolígrafo