Última hora

Última hora

Croacia comienza a mostrar sus límites ante el flujo de refugiados

El ministro del Interior croata ha dicho que ya no pueden acoger a más refugiados. La bienvenida en Croacia parece tener sus límites, pese a que las

Leyendo ahora:

Croacia comienza a mostrar sus límites ante el flujo de refugiados

Tamaño de texto Aa Aa

El ministro del Interior croata ha dicho que ya no pueden acoger a más refugiados. La bienvenida en Croacia parece tener sus límites, pese a que las autoridades están fletando autobuses y trenes para transportar a los refugiados que llegan de Serbia.

El Gobierno piensa poner freno a la avalancha, más de 6 200 personas han penetrado a pie desde ayer. El primer ministro, Zoran Milanovic, ha criticado la actitud de Hungría asegurando que “construir muros no es la respuesta en la Europa del siglo XXI”.

Sin embargo, las autoridades croatas comienzan a mostrar sus límites ante el flujo de refugiados.
Los agentes han visto desfilar a miles de personas sin identificación a través de los campos cerca de las localidades fronterizas de Llok y Batina.

El Ejército ha sido enviado a la frontera con Hungría y Serbia. Por ahora, los soldados se limitan a levantar tiendas para acoger a los refugiados en Batina, frontera natural del Danubio entre Hungría, Serbia y Croacia.

La estación de tren de Tovarnik, primer nudo ferroviario que enlaza con la capital, se encuentra ya saturada. Cientos de refugiados esperan un tren que les lleve a Zagreb. La próxima parada en esta nueva ruta balcánica será Eslovenia, paso obligado para alcanzar Austria y Alemania.

En la capital de Croacia, la acogida está siendo correcta aunque la falta de centros para refugiados está generando tensiones en varios hoteles que las autoridades quieren desalojar.

Un joven entrevistado por un periodista de la televisión pública HRTV rechaza moverse del hotel de Zagreb donde han sido instalados los primeros refugiados. “Las autoridades dice, quieren trasladarnos al centro de Kutina, donde las condiciones son peores. Croacia no es un buen país para demandar asilo, solo te dan el equivalente cien kunas (unos 13 euros) al mes. La comida siempre es la misma, pasta, yo quiero ir a Alemania.”

ACNUR ha lanzado un mensage de alerta ante el flujo creciente de refugiados en Croacia:

El primer ministro croata se ha reunido con el canciller austríaco que se encuentra, hoy, en Eslovenia para coordinar la masiva llegada de refugiados a este país a través de Croacia.

Los tres líderes piden una política europea común en cuestión de refugiados. Según el canciller austríaco, Werner Faymann: “Europa está midiendo sus límites y es hora de probar que no desean una Europa en la que cada país pasa el problema a los demás”.
Para Faymann, la solución pasa por financiar campos de refugiados en Jordania, el Líbano y Turquía.

Por su parte el primer ministro de Eslovenia ha recordad, hoy, que tanto Eslovenia como Croacia son los “guardianes de la frontera Schengen y que deben velar por su seguridad”.

Eslovenia introdujo hace semanas controles en su frontera con Hungría, pero esto “no quiere decir que estemos cerrando nuestras fronteras”, aseguró Miro Cerar.