Última hora

Última hora

Europa movilizará más dinero para que terceros países acojan a refugiados.

Tras la discusión sobre las cuotas, Europa aborda un debate distinto sobre los refugiados. Los líderes europeos quieren un mayor control de las

Leyendo ahora:

Europa movilizará más dinero para que terceros países acojan a refugiados.

Tamaño de texto Aa Aa

Tras la discusión sobre las cuotas, Europa aborda un debate distinto sobre los refugiados. Los líderes europeos quieren un mayor control de las fronteras exteriores y que se cumplan las normas actuales, que obligan a que los refugiados sean atendidos en el primer país europeo al que lleguen. También se hablará de dinero: para la ONU – mil millones de euros – y para los países con más refugiados, como Turquía, que recibirá otros mil millones de euros.

La votación de ayer sobre la relocalización de 120.000 refugiados a nivel de ministros pretendía retirar ese obstáculo de la negociación de esta noche. Hoy habrá más unidad.

“Si los griegos no son capaces de controlar su propia frontera tendremos que pedirles, amablemente, que nos dejen ayudarles a los demás países”, ha dicho, sarcástico, el primer ministro húngaro Viktor Orban, que lidera al bloque del este contra las cuotas de refugiados.

El borrador de acuerdo contempla redoblar esfuerzos diplomáticos para intentar terminar con la guerra en Siria y habla de buscar soluciones sostenibles.

“La pregunta más urgente que deberíamos hacernos es cómo podemos recobrar el control de nuestras fronteras exteriores. Si no, no tiene sentido hablar de una política migratoria común, ha dicho el presidente de los 28 Donald Tusk.

Bruselas ha invertido muchos esfuerzos y capital político en obtener una respuesta rápida a la crisis de refugiados. Este miércoles ha querido presionar a los estados miembros y ha iniciado procedimientos sancionadores contra 19 de ellos, entre ellos España.

Según Sándor Zsiros, corresponsal en Bruselas del servicio húngaro de Euronews, la decisión de Bruselas no es niguna coincidencia. Se interpreta como un recordatorio a los países de que no trasladen sus problemas a los demás estados miembros.

En Bruselas, un parque frente a la oficina de extranjería acoge a familias de refugiados desde hace un mes. Es el Parque Maximilien, voluntarios y ONGs ayudan a casi un millar de refugiados.

James Franey, corresponsal en Bruselas del servicio inglés, entrevista al director de Comité Internacional de Salvamento, Sanj Srikanthan:

P: – ¿Qué piensa de la relocalización?

R: – Obviamente saludamos lo que es un compromiso significativo de aceptar a esos 120.000 refugiados pero hay que ponerlo en el contexto de los 4 millones de refugiados que hay en Oriente Próximo, son sólo medio millón en total en Europa. Y nos preocupan los más vulnerables y si entrarán en esas cuotas, pero también cómo pretende Europa aplicar el mecanismo con algunos países en contra.

P: – Esa es la cuestión, ¿cómo se aplica eso?, ¿cómo obligas a un refugiado que se quiere ira a Alemania a que se instale, por ejemplo, en Lituania?

R: – Bueno la UE ha presentado su acuerdo y creo que debe haber un proceso de análisis de las solicitudes, primero para asegurarse de que se trata de refugiados y se los puede relocalizar y después tiene que haber compasión para garantizar que los niños perdidos, los no acompañados, no sean enviados a un país distinto que sus padres. Y hay que escuchar los deseos legítimos de los que quieren ir a un país en particular. Pero lo importante es que acojamos a esos 120.000.

P: – ¿Entiende por qué ha habido tanto rechazo a este sistema, con 4 países que han votado en contra?, ¿la inmigración es un asunto espinoso ahora mismo, no?

R: – Sé que hay preocupación de algunos estados miembros por motivos de identidad cultural y de seguridad. Yo diría que Estados Unidos es un buen ejemplo de un país que relocaliza a 75.000 personas cada año, quizá más ahora, y que tiene un sistema de seguridad y de control muy sofisticado del que podríamos aprender, para garantizar que la acogida es segura para los refugiados y para Europa. Pero Europa ya acoge a un gran número de inmigrantes: en 2013 fueron un millón setecientos mil y el carácter de esos países no cambió por ello ni cambiará por esto.