Última hora

Última hora

Hungría: el Gobierno de Orbán denuncia la invasión de su país

A finales de agosto, 71 refugiados murieron asfixiados en un camión abandonado en una autopista austríaca a pocos kilómetros de la frontera con

Leyendo ahora:

Hungría: el Gobierno de Orbán denuncia la invasión de su país

Tamaño de texto Aa Aa

A finales de agosto, 71 refugiados murieron asfixiados en un camión abandonado en una autopista austríaca a pocos kilómetros de la frontera con Hungría. El caso destapó un tráfico escandaloso que conmocionó al mundo.

Tres semanas despues dél macabro descubrimiento, el Parlamento húngaro aprobó una resolución condenando a la UE por su irresponsabilidad en la gestión de la crisis migratoria.

Poco antes había dado luz verde a una nueva ley otorgando al fejército húngaro el derecho a disparar a los refugiados con balas de goma y granadas de gases lacrimógeno, es decir, con las llamadas armas no letales destinadas a la autodefensa.

Viktor Orbán, primer ministro de Hungría: “Nuestras fronteras están bajo amenaza, al igual que nuestro modo de vida, que se basa en el respeto de las leyes. Hungría y Europa están bajo amenaza. Lo que está sucediendo ahora, es una invasión. De hecho, nos están invadiendo, sucede a diario, y los que están siendo invadidos no pueden acoger a esas personas”.

Péter Balázs, exministro de Exteriores y ahora profesor en la Universidad Central Europea, asegura que la posición del Ejecutivo con los inmigrantes no cambiará en un futuro cercano.

Péter Balázs, exministro húngaro de Exteriores:
“Esta resolución parlamentaria refleja la corriente mayoritaria en el Hemiciclo en relación con la crisis migratoria. Es una resolución anti inmigrantes, es una resolución hostil”.

Esa hostilidad está impresa en el nuevo cartel anti inmigrantes encargado por el Gobierno, que reza: “La gente ha decidido que hay que defender el país”.

Aunque los líderes europeos han criticado abiertamente la gestión de la crisis migratoria del Gobierno húngaro, según los institutos demoscópicos en el plano interno esas políticas están dando a Orbán réditos electorales.

Tibor Závecz. Dictamen director de investigación del instituto Ipsos Zrt:
“A principios del verano 1,6 millones de votantes apoyaban al partido Fidesz, o lo que es lo mismo, el 20% por ciento de la población. Pero ahora tiene 300 mil seguidores más, es decir, cuatro puntos porcentuales más”.

Si la política actual del Gobierno húngaro continúa en la misma línea y sigue criticando a los países vecinos, Hungría corre el peligro de aislarse aún más de Europa.

Attila Magyar, euronews:
“En las últimas semanas, los embajadores de diez países fueron convocados al Ministerio de Exteriores húngaro, una cita que ilustra las tensas relaciones con los Estados vecinos. Aquí en Hungría muchos expertos coinciden en que el destinatario de los mensajes del ministerio es el pueblo húngaro y no los extranjeros”.