Última hora

Última hora

El escándalo Volkswagen daña la reputación industrial alemana

El escándalo del trucaje de los motores diésel Volkswagen en Estados Unidos también es el escándalo de la industria automovilística alemana, símbolo

Leyendo ahora:

El escándalo Volkswagen daña la reputación industrial alemana

Tamaño de texto Aa Aa

El escándalo del trucaje de los motores diésel Volkswagen en Estados Unidos también es el escándalo de la industria automovilística alemana, símbolo del actual milagro económico del país. Desde 2007, el fabricante de Wolsburgo ha aumentado sus ventas mundiales de siete a diez millones de unidades. Y estaba a punto de sobrepasar al japonés Toyota como líder planetario.

En menos de tres días, esta áurea se ha venido abajo al descubrirse que el sistema para esconder una mayor contaminación afectaba a once millones de vehículos.

“Con este escándalo, en estos momento no”, responde esta ciudadana británica sobre si compraría un Volkswagen. “¿Puedo confiar en ellos y en el resto del grupo? Ya no estoy segura”.

“No creo que me comprara en absoluto un Volkswagen o un coche alemán por su actual mala imagen”, confirma este otro ciudadano británico.

Volkswagen significaba la excelencia de la industria germana, renacida de sus cenizas tras la Segunda Guerra Mundial: es decir, respecto de las reglas y del medio ambiente. Y que, en los últimos años, también atraía a los países emergentes como China. A partir de ahora, esto ya no será así.

“La industria automovilística es uno de los sectores clave en Alemania y Volkswagen prácticamente el líder”, recuerda el analista Martin Gorning, del Instituto Germano para la Investigación Económica. “La pregunta es qué pueden hacer ahora. ¿Un esfuerzo para limitar el daño, sincerarse y hacer unos tests mas transparentes, además de una mayor intervención del Estado en los sistemas de control? Esto podría ser una reacción para restaurar la falta de confianza”.

El problema se extiende hacia las otras marcas de gama alta germanas como Daimler y BMW, que fabrican sobre todo coches diésel. La propia prensa del país publica que BMW también habría manipulado los tests anticontaminación de sus motores, según la revista ‘Auto Bild’. Algo por demostrar, pero que sigue semgrando las dudas.