Última hora

Última hora

La desgracia de ser un refugiado afgano en Atenas

Se sienten triplemente desgraciados: No tienen dinero, no tienen pasaportes y son refugiados afganos. Abandonadas a su suerte, unas dos mil

Leyendo ahora:

La desgracia de ser un refugiado afgano en Atenas

Tamaño de texto Aa Aa

Se sienten triplemente desgraciados: No tienen dinero, no tienen pasaportes y son refugiados afganos. Abandonadas a su suerte, unas dos mil quinientas personas han acampado en la céntrica plaza Syntagma de Atenas a la espera de tener una oportunidad para dirigirse hacia el norte o el oeste de Europa. Algunas se quejan de que solo se presta atención a quienes huyen de la guerra en Siria.

- “¿Por qué todo el mundo piensa que Siria está en guerra y nadie se acuerda de Afganistán, que lleva en guerra 50 años y no tiene infraestructuras. En Afganistán no hay agua, ni electricidad, ni posibilidades de educación. Todos estos adolescentes crecen sin educación”.

Los voluntarios apenas dan abasto para atender a todas las familias que se han instalado en la plaza.

- “El gobierno griego tiene muchos problemas y nosotros, el pueblo griego, también tenemos muchos problemas. Y no podemos resolver este. Hay demasiados. podemos hacer lo que podamos, pero no es suficiente. Creo que hay naciones muy ricas que podrían ayudar de verdad”.

Para colmo de males, las previsiones meteorológicas anuncian fuertes lluvias en Atenas en los próximos días.