Última hora

Última hora

Controlar la calidad del agua importa

Leyendo ahora:

Controlar la calidad del agua importa

Tamaño de texto Aa Aa

El agua es un bien cada vez más escaso. Para aliviar este problema podemos reciclar las aguas residuales. Por eso necesitamos una herramienta barata

El agua es un bien cada vez más escaso. Para aliviar este problema podemos reciclar las aguas residuales. Por eso necesitamos una herramienta barata y eficiente para controlar su seguridad.

Un invernadero de tomates al sur de Italia se ha convertido en un centro de investigación para comparar los diferentes métodos de riego. Los expertos tratan de producir una cosecha saludable con el uso de agua reciclada procedente de las instalaciones industriales.

“Una fábrica cercana procesa los tomates, y los separa, unos para su almacenamiento y otros para su comercialización. Este prcceso de producción genera por lo general una gran cantidad de agua,,sucia, que normalmente se desecha. Tratamos de buscar métodos para la reutilización de esta agua en la agricultura”, explica Alfieri Pollice,
investigador en los procesos y tecnologías de tratamiento de aguas residuales, IRSA-CNR

El agua dulce es un recurso muy preciado en un clima seco; por eso el tratamiento de aguas residuales puede ser la mejor manera de superar la escasez. Pero el control de calidad del agua es complejo y caro, ya que para realizar una muestra en un laboratorio, se necesitan llenar muchas botellas de líquido y posteriormente ser transportadas al lugar donde se realizará el análisis químico que determine si esa agua cumple o no con las normativas mínimas de seguridad.

“Lo que realmente queremos saber es si esta agua es apta para su reutilización en el riego de las plantas , que no exceda los límites de compuestos orgánicos y nutrientes, ya que hay leyes específicas que deben respetarse en el agua destinada al riego”, añade Helle Skejø, químico, InnoWater

Varios científicos que trabajan para el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea han acudido a esta plantación con una herramienta que simplifica la inspección. En vez de enviar el agua reciclada al laboratorio, utilizan un filtro de un pequeño maletín portátil para bombear el agua y recoger allí mismo las muestras de los productos químicos atrapados, que posteriormente serán analizados en profundidad.

“Una de las principales ventajas de este maletín es su gran versatilidad: se pude utilizar tanto en fábricas de tratamiento de aguas, como en aguas superficiales o de mar, etc”
asegura Giulio Mariani, químico, InnoWater

Los filtros utilizados son mucho más fáciles de transportar al laboratorio que las botellas de vidrio tradicionales rellenas de decenas de litros de agua que se necesitan para poder extraer los componentes químicos.

“Una de las ventajas de usar este nuevo método es que recoge muchos compuestos orgánicos en un sólo filtro, lo que simplifica el análisis y abarata sus costes. También se ahorra tiempo y la muestra se conserva mejor”, opina Giulio Mariani.

El dispositivo que recoge las muestras de agua es sencillo y económico. El siguiente paso es facilitar ahora su uso a otros especialistas que trabajan en el control de calidad. De momento ya ha despertado un gran interés.

“Varias colegas del gremio se han sorprendido de la relación precio e índice de rendimiento. Hay muchos dispositivos comerciales que ofrecen funciones similares, pero son mucho más caros. Este es más simple, lo puede hacer una sola persona, y cuesta hasta 100 veces menos, e incluso es más preciso”, añade Bernd Gawlik, ingeniero guimico y de analítica”, JRC