Última hora

Última hora

Merkel echa el freno a su política de acogida de refugiados

“Alemania tiene un dilema”, dijo en la apertura de la Semana Intercultural de Mainz, el lunes, el presidente, Joachim Gauck: “entre el deseo de

Leyendo ahora:

Merkel echa el freno a su política de acogida de refugiados

Tamaño de texto Aa Aa

“Alemania tiene un dilema”, dijo en la apertura de la Semana Intercultural de Mainz, el lunes, el presidente, Joachim Gauck: “entre el deseo de querer ayudar a los otros y las capacidades finitas para hacerlo.” Una clara alusión a la política que la canciller va a poner en marcha a partir de noviembre y que enfría iniciativas ciudadanas como estas jornadas interculturales auspiciadas por la Iglesia católica, la Iglesia ortodoxa griega y los evangelistas en la región de Renania-Palatinado. El próximo viernes ha sido designado como “Día de los Refugiados”.

Punto de vista

La crisis de los refugiados está causando problemas a los conservadores y la coalición está debilitándose más que nunca

Merkel no quiere arriesgar su futuro político con su política de puertas abiertas a los refugiados. Su gabinete ha aprobado, este martes, el endurecimiento de las condiciones para demandar asilo y acelerar, así, las expulsiones de aquellas personas procedentes de Albania, Kosovo y Montenegro, países considerados “seguros” de donde procede el 40% de los demandantes de asilo en Alemania.

También, ha reducido las ayudas financieras que, además, serán administradas por las autoridades locales para evitar otorgar directamente las prestaciones de 670 euros a los propios refugiados.

La crisis de los refugiados comienza a hacer mella en la popularidad del gobierno

Las manifestaciones de la extrema derecha y los problemas de seguridad en los campos de refugiados como el de Calden o Kassel comienzan a hacer mella en la popularidad de los cristianodemócratas. Según una encuesta publicada por Bild, los conservadores pierden un punto situándose en el 38,5% de popularidad. La extrema derecha Alternativa para Alemania se queda con el 6% y Demócratas Libres con un 4%.

“La crisis de los refugiados está causando problemas a los conservadores y la coalición está debilitándose, quizás más que nunca”, ha dicho el director del INSA, Hermann Binkert, al diario Bild.

Los incendios en los centros de refugiados cuyo origen aún no se ha determinado pero que ciertas fuentes atribuyen a grupos de extrema derecha han sido moneda corriente en los últimos meses.

Pelea de masas en el campo de refugiados de Calden

El domingo, una pelea que implicó a decenas de refugiados estalló en el campo de Calden en el Estado de Hesse, hubo 14 heridos. El alcalde de Calden, Maik Mackewitz, explicó que dos grupos de nacionalidades diferentes se enfrentaron provocando escenas de lucha pero que esos incidentes no esconden “la gran solidaridad que hay entre los diferentes grupos étnicos.”

Un refugiado del centro de Calden que alberga a más de 6 000 personas cuenta que “cada tienda de campaña alberga a unas 100 personas y que la situación es catastrófica” (…) “No hay espacio para todos, es imposible hacer cola para que te den de comer porque siempre hay disputas.”

El periódico en línea RP Online Panorama mostraba fotos de la situación tensa en el centro de refugiados de Calden, el pasado domingo. “Pelea de masas en el campo de refugiados”, puede leerse en este tuit:

Ofensiva diplomática de Merkel

Alemania tiene que hacer frente, además, a las quejas de los países de tránsito y de su vecina Austria cuyas estaciones de trenes, como la de Salzburgo se están convirtiendo en puntos calientes de la crisis migratoria. En la fronteriza Freilassing, miles de personas que han hecho miles de kilómetros se impacientan, cada vez más, por ser registradas en Alemania su destino final.

Entre 800 000 y un millón de demandantes de asilo, es lo que espera acoger Alemania este año. Una política de puertas abiertas que no solo comienza a ver sus límites en el interior, Merkel ha lanzado una ofensiva diplomática para frenar este aluvión. Su viaje a Nueva York durante la cumbre de la ONU ha estado dominada por la crisis de los refugiados.

Merkel se ha reunido con el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, con el que abordó el tema del dinero para los campos de refugiados en Turquía. Ankara pide apoyo a Alemania para erigir una zona de seguridad para refugiados en la frontera con Siria. El tema de los refugiados, también, ha sido evocado con el presidente de Egipyo.

El dilema de Gauck escenificado en Leipzig

La ciudad de Leipzig se convirtió, este sábado, en el escenario de ese dilema del que hablaba el presidente alemán sobre la política de bienvenida y los límites de la sociedad alemana. Uno de ellos es quizás el auge de la extrema derecha que, desde hace meses, no cesa de convocar manifestaciones contra la inmigración. El pasado sábado, la marcha organizada por la organización ultraderechista “Ofensiva para Alemania” (OFD) en Leipzig, auspiciada por el antiguo líder de la alianza anti-islam “Legida”, Silvio Rösler, se saldó con 13 policías heridos y doce detenidos.

Stephan Poppe, estadista de la Universidad de Leipzig, colgaba esta foto de la manifestación en su cuenta de twitter:

Más de 800 agentes fueron movilizados para evitar mayores disturbios puesto que una contramanifestación tenía lugar, también, bajo el lema de “Bienvenida a los refugiados”: