Última hora

Última hora

Kunduz intenta volver a la normalidad, mientras MSF busca justicia

Los habitantes de Kunduz intentan retomar sus vidas después de que las tropas afganas recuperaran el control de la ciudad de manos de los talibanes

Leyendo ahora:

Kunduz intenta volver a la normalidad, mientras MSF busca justicia

Tamaño de texto Aa Aa

Los habitantes de Kunduz intentan retomar sus vidas después de que las tropas afganas recuperaran el control de la ciudad de manos de los talibanes. Han comenzado a salir de sus casas y están acudiendo a los puntos de reparto de comida o a las tiendas que han reabierto sus puertas.

Y lo hacen en medio de las denuncias de abusos contra civiles por parte del Ejército afgano y las acusaciones de Médicos Sin Fronteras (MSF) contra Estados Unidos por el bombardeo de su hospital en Kunduz.

“Todas las tiendas han estado cerradas la última semana. No hemos podido encontrar trigo, una barra de pan para comer o agua para beber. Todo el mundo ha tenido muchos problemas”, ha explicado Enero Muhammad, vecino de Kunduz.

Las dependencias policiales han reabierto sus puertas, aunque Kunduz sigue sin agua y electricidad y sin la mayoría de servicios públicos.

La ciudad sí ha recuperado la bandera afgana, que ondea de nuevo en la residencia del gobernador.

Respecto al bombardeo del hospital de Kunduz gestionado por Médicos Sin Fronteras, la Casa Blanca ha anunciado que han abierto tres investigaciones.

“Es una gran tragedia. Estamos llevando a cabo tres investigaciones. En cada una de ellas vamos a intentar encontrar la verdad y los detalles de lo ocurrido, y también lo que ocurrió antes de la tragedia”, ha declarado el portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest.

Washington afirmó este lunes que el ataque fue solicitado por sus aliados afganos, al recibir fuego enemigo.

El bombardeo del hospital, ahora cerrado, dejó 22 muertos: 10 pacientes y 12 miembros de Médicos Sin Fronteras. De los 37 heridos, cinco están en estado crítico.

La toma de Kunduz por los talibanes y su liberación ha costado la vida a 80 civiles.