Última hora

Última hora

¿Le estamos ganando la batalla a la pobreza extrema?

El Banco Mundial asegura en su informe anual que el planeta acabará el año con menos de un 10% de la población viviendo en condiciones de pobreza

Leyendo ahora:

¿Le estamos ganando la batalla a la pobreza extrema?

Tamaño de texto Aa Aa

El Banco Mundial asegura en su informe anual que el planeta acabará el año con menos de un 10% de la población viviendo en condiciones de pobreza extrema. Nunca se había registrado un porcentaje tan bajo, aunque las dimensiones de este drama humano siguen siendo escalofriantes: 702 millones de personas disponen de menos de 1,9 dólares al día para sobrevivir. Tres años atrás, en 2012, eran 902 millones, aunque entonces el cálculo se hacía teniendo como base 1,25 dólares al día.

Por regiones, la pobreza extrema se ha reducido en Asia Oriental y el Pacífico del 7,2 % al 4,1 ; en Latinoamérica, del 6,2 % al 5,6 %; en el sur de Asia, del 18,8 % a 13,5 %; y en el África Subsahariana descendió del 42,6 % al 32,5. Entre las razones que explican esta evolución positiva, el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, señala el vigor del económico registrado en los países en desarrollo en los últimos años, las inversiones en la educación y sanidad, y las redes de protección social.

Las “maletas” del hambre

El Banco Mundial constata que en las dos últimas décadas la pobreza ha hecho las maletas y se ha mudado de continente. Si en 1990 la mitad de todos los pobres del planeta vivía en Asia, ahora lo hace en África. Como explicación, la institución internacional argumenta que este incremento se ha producido en países “afectados por conflictos bélicos o excesivamente dependientes de las exportaciones de materias primas”, en los que la miseria hace estragos. A estos, se suma otro factor clave: el rápido crecimiento demográfico.

Los peligros que acechan

A este ritmo, el mundo lograría reducir la pobreza extrema al 3% o menos de su población de aquí al año 2030, sin embargo, este objetivo tiene múltiples amenazas. Para el Banco Mundial, la más inmediata es el periodo de ralentización del crecimiento y la volatilidad financiera que sufren las economías de los países emergentes. Pero hay otros peligros que acechan a millones de personas. Unos son viejos conocidos, como las pandemias y las guerras, otros son visitantes con intenciones de quedarse, como puede ser el cambio climático.