Última hora

Última hora

Gabor Herendi vuelve con "Kincsem" tras siete años de ausencia

Leyendo ahora:

Gabor Herendi vuelve con "Kincsem" tras siete años de ausencia

Tamaño de texto Aa Aa

¿Han oído hablar del mejor caballo de carreras de toda la historia, el imbatible Kincsem? La historia de este caballo húngaro es el hilo conductor

¿Han oído hablar del mejor caballo de carreras de toda la historia, el imbatible Kincsem?

Punto de vista

Competimos con las películas estadounidenses. Esta película debería parecerse a una producción de Hollywood y ponemos en ello todo nuestro empeño

La historia de este caballo húngaro es el hilo conductor de la quinta película del realizador Gabor Herendi que vuelve a dirigir tras siete años de ausencia.

Euronews ha acompañado a todo el equipo de rodaje durante una jornada en el histórico hipódromo de Viena.

“La película está ambientada a finales del siglo XIX, esto tiene sus problemas porque pongamos donde pongamos la cámara no encontramos en todo el país ninguna localización adecuada, así que más o menos tenemos que cambiar todo. Debemos recrear cada pequeño detalle, desde los peinados hasta los maquillajes, pasando por los vestidos, para ajustarnos a este periodo histórico”, explica el productor Tamás Hutlassa.

Kincsem consiguió 54 victorias en 54 carreras. Una vida en paralelo a la del Imperio Austro-Húngaro.

El guión recrea la disputa entre el propietario del caballo, el aristócrata húngaro Erno Blaskovich; y el oficial del Ejército austriaco Otto von Oettingen, que vive una tumultuoso historia de amor con la hija rebelde del aristócrata, Klara, cuidadora de Kincsem.

“Mi personaje había jurado venganza contra el imperio de los Habsburgo. Una motivación extra durante toda la película. Su padre había sido asesinado durante las purgas, tras la Revolución. Tenía sed de venganza. Y en la época del Compromiso austrohúngaro la única venganza posible era en una carrera de caballos”, comenta el actor Ervin Nagy.

Blaskovich quiere vengarse del asesino de su padre que no es otro que el oficial austriaco Otto von Oettingen, interpretado por Tibor Gáspár: “Es un hombre sin piedad que participa en las represalias después de la Revolución Húngara. Ha pasado un cierto tiempo desde entonces y ocupa un cargo importante, es el presidente de la Imperial y Real Sociedad Hípica, además participa en las carreras de caballos y está acostumbrado a ganar”, comenta el actor húngaro.

Sin embargo, Von Oettingen conoce el sabor de la derrota porque la llama del amor ha prendido entre Blaskovich y su hija Klara, interpretada por la actriz Andrea Petrik: “La película es para un público moderno. Habla de la traición, del amor, de la amistad, de la perseverancia, temas actuales en un lenguaje muy actual”, comenta Petrik.

Se trata de la película húngara más cara de todos los tiempos. 10 millones de dólares de presupuesto (casi 9 millones de euros) aunque más del 60 por ciento ha sido financiado por el Fondo Nacional del Cine Húngaro#.

Un ambicioso proyecto que defiende a capa y espada su director, Gabor Herendi: “Un presupuesto elevado no significa que nos tiremos a la piscina. Es muy, muy ajustado. Por supuesto que es alto en comparación con el de otras películas húngaras pero las expectativas también son altas. Competimos con las películas estadounidenses. Esta película debería parecerse a una producción de Hollywood y ponemos en ello todo nuestro empeño”, explica Herendi.

“Kincsem”, la película, llegará a los cines en 2016.