Última hora

Última hora

Refugiados en Hungría: las comunidades religiosas defienden la integración

En los primeros seis meses del año, Hungría ha recibido 60.000 solicitudes de asilo, y según el sistema de cuotas de la UE, tendrá que aceptar más

Leyendo ahora:

Refugiados en Hungría: las comunidades religiosas defienden la integración

Tamaño de texto Aa Aa

En los primeros seis meses del año, Hungría ha recibido 60.000 solicitudes de asilo, y según el sistema de cuotas de la UE, tendrá que aceptar más.
Muchos de los refugiados que llegan al país son musulmanes. Poco acostumbrada a la cohabitación con comunidades con tradiciones culturales y religiosas tan diferentes, buena parte de la sociedad húngara se muestra desconcertada e insegura sobre un futuro común.

El líder de la comunidad musulmana en Hungría, de unos 26.000 miembros en 2013, tiene una idea precisa de cómo favorecer la integración de los recién llegados, aunque la única solución al problema, insiste, es acabar con la guerra en sus países de origen:

Zoltán Sulok. Presidente de la Organización de Musulmanes en Hungría:
“Una manera de integrar a los refugiados musulmanes es tratarles correctamente. Es un punto muy importante. Si lo vemos desde el punto de vista de nuestra religión, lo más importante es que puedan practicar correctamente su religión y entender esa religión, entender el Islam”.

Para el presidente de la Federación de Comunidades Judías de Hungría, la integración es un proceso muy largo que requiere esfuerzos por parte de quienes llegan al país, pero también de los países de acogida. El objetivo, destaca, es integrar, no asimilar.

András Heisler. Presidente de la Federación de Comunidades Judías en Hungría:
“Si analizamos la Historia, encontramos muchos ejemplos de judíos y musulmanes viviendo juntos en paz y armonía, asi que no creo que deba asustarnos volver a vivir juntos de nuevo”.

Ningún representante de la iglesia católica húngara ha querido hablar con euronews sobre la integración de los refugiados. La principal comunidad religiosa en Hungría es la católica, con más de 400.000 fieles en una población de 10 millones de personas.

En septiembre, el papa Francisco llamó a todas las parroquia europeas a acoger al menos a una familia de refugiados. La Conferencia Episcopal de Hungría emitió un comunicado diciendo que estudiarían cómo pueden poner en práctica esa petición, más compleja que en otros países debido a las leyes húngaras.

Tanto para Sulok como para Heiler, lo importante es perder el miedo y recordar que la mayoría de los refugiados que han llegado a Hungría vienen de países tan convulsos como Siria, Irak y Afganistán.

Zoltán Sulok:
“Mucha gente en Europa, especialmente aquí, en la Europa Central y del Este, olvida que si alguien viene por ejemplo de Afganistán, viene de una guerra. Los afganos llevan en guerra desde 1979. La generación que viene aquí no ha vivido nunca en una sociedad normal, como la nuestra”.

András Heisler:
“No creo que nos deba asustar la religión de los demás. Nos debería dar miedo el terrorismo. Y es la responsabilidad de los Gobiernos europeos y de la UE no permitir que entren terroristas con los refugiados y los emigrantes, su trabajo es minimizar el riesgo y el peligro”.