Última hora

Última hora

El reto de las carretillas robot en las fábricas

Leyendo ahora:

El reto de las carretillas robot en las fábricas

Tamaño de texto Aa Aa

Son carretillas elevadoras que como ven están completamente automatizadas. ¿Cómo ven, cómo se orientan, cómo son capaces de detectar obstáculos? En

Son carretillas elevadoras que como ven están completamente automatizadas. ¿Cómo ven, cómo se orientan, cómo son capaces de detectar obstáculos?
En este almacén de Bilbao, en el norte de España, presenciamos un curioso ballet robótico. Estas carretillas elevadoras pesan ocho toneladas cada una. Transportan una pesada carga de gaseosa. Y no las conduce nadie.

“Funcionan con un láser que mide las diferentes distancias entre las paredes del almacén”, explica Vittorio Cavirani, ingeniero electrónico. “Estas medidas dan a los robots su posición espacial. Las máquinas son capaces de moverse por diferentes caminos de una forma precisa, milimétrica. Dejar que varias máquinas se desplacen de manera autónoma en un espacio como este constituye un verdadero reto. Deben calcular el trayecto y la velocidad, y hacerlo de una forma segura. La seguridad es una cuestión fundamental”.

¿Y qué tecnología permite a estos prototipos actuar de una forma autónoma?

Ingenieros electrónicos han desarrollado sistemas que permiten a los robots conocer el entorno, seguir determinados trayectos y evitar colisiones.

Necesitan una compleja coordinación de sofisticados dispositivos incorporados en su estructura.

“Los principales componentes son varios sensores que observan y controlan si hay personas a esquivar en torno al robot”, dice Cesare Fantuzzi, ingeniero electrónico. “Allí arriba hay un sensor de navegación.También tenemos dos cámaras multidireccionales. Y dentro de la máquina está el sistema de control. Dirige todos los movimientos que realiza, también los diferentes trayectos, porque está conectado al sistema de control central mediante una señal wifi”.

Según los científicos, el desarrollo de una percepción eficiente resultó clave. Sistemas de escáneres láser y de visión 3D permiten a las carretillas automatizadas ver lo que les rodea, y así evitar obstáculos, garantizando la seguridad de los empleados y resultando más eficaces.

“Los sistemas ofrecen descripciones del entorno que rodea a las máquina”, describe Sergiu Nedevschi, ingeniero informático. “Detectan el suelo, los obstáculos, rastrean estos obstáculos para detectar su velocidad de movimiento. Y finalmente los clasifican en móviles o fijos”.

Antes de llegar al sistema de percepción, los especialistas aseguran haberse enfrentado a numerosos y complejos retos.

“Un ejemplo de desafío técnico es que las condiciones de iluminación del almacén son difíciles, varían mucho”, detalla Kay Fuerstenberg,, ingeniero electrónico y coordinador del proyecto SICK AG/PAN-ROBOTS. Para los sistemas de cámaras constituyen un verdadero reto. Pero gracias a los escáneres láser, que funcionan independientemente de la iluminación, podemos sustentar el sistema de cámaras y el resultado es mucho más fiable. Podemos trabajar de una forma muy segura”.

Los investigadores piensan ya en el mercado del futuro, en poder aumentar la competitividad del sector industrial europeo.

“En los próximos uno o dos años trabajaremos en una fase de desarrollo de producto. Luego esos productos podrán introducirse en el mercado”.

Un mercado con gran potencial, afirman los investigadores: En la actualidad, los dispositivos automatizados solo suponen un 1% del total de ventas de carretillas elevadoras en el mundo.

Más información:

www.pan-robots.eu