Última hora

Última hora

Autobuses sin conductor, un proyecto piloto en marcha en la ciudad griega de Trikala

Leyendo ahora:

Autobuses sin conductor, un proyecto piloto en marcha en la ciudad griega de Trikala

Tamaño de texto Aa Aa

La puerta se cierra y empieza el viaje. Pero en este autobús no hay conductor y, por ahora, tampoco pasajeros. Trikala, en el centro de Grecia, será la primera ciudad europea por la que circule un autobús de este tipo.

Se trata de un proyecto piloto que atrae la atención de expertos de todo el mundo. El responsable del proyecto, Carlos Holguin, asegura que su objetivo no es remplazar a los conductores de autobús por ordenadores sino crear nuevos medios de transporte.

“Hay accidentes, atascos, contaminación. Y la solución a todos estos problemas es el transporte público. Pero este transporte con conductores sigue sin resolver el problema. Por ello creemos que los vehículos automáticos pueden ser la respuesta”, asegura Holguin.

Estos autobuses construidos por una compañía francesa miden cinco metros de largo y un metro y medio de ancho. Alcanzan una velocidad de 20 km/h y en su interior pueden viajar hasta diez personas. Su ruta es de casi dos kilómetros y medio.

Todos están equipados con un GPS avanzado además de láser y ultrasonidos para detectar obstáculos delante y alrededor del autobús.

Cada vehículo cuenta con doce baterías que necesitan unas dos horas para estar totalmente cargadas.

“Este autobús tiene un motor eléctrico, explica Vasilis Karavidas, responsable técnico del proyecto. Gracias a un sistema de navegación GPS avanzado el vehículo puede encontrar su posición. Hemos cartografiado la ciudad y el autobús sigue la ruta indicada que nosotros hemos diseñado centímetro a centímetro. Si encuentra un obstáculo en su camino, el vehículo posee un sistema de seguridad por láser que lo ayuda a frenar o a parar totalmente”.

Las autoridades locales han lanzado una campaña de sensibilización para informar a los futuros pasajeros de la existencia de este nuevo medio de transporte.

En una sala de control central, un equipo de técnicos registra todas las acciones de este autobús. Si hay algún problema llaman inmediatamente a la policía o envían a un conductor autorizado para mover el vehículo.

“El sistema de seguridad de este autobús puede detectar cualquier objeto o persona que se cruce en su camino. Si la distancia es inferior a dos metros y medio, el vehículo se para inmediatamente evitando así cualquier accidente”, explica Apostolos Staikos, de euronews.

Despoina Samara acompaña a sus dos hijos a sus clases de inglés. Normalmente van juntos en bicicleta pero hoy los niños quieren conocer el novedoso autobús.

“Circula totalmente en silencio. La campana que te advierte de su llegada es el único sonido que recuerdo. Se mueve muy rápido, la verdad, pensé que iría mucho más despacio. Mis hijos se han quedado impresionados. El autobús se mueve suavemente por la carretera”, explica esta señora.

Por Trikala circula mucha gente en bicicleta y los coches respetan normalmente a los ciclistas. Pero en lo que se refiere a este nuevo autobús, muchos han mostrado ya su oposición asegurando que habrá menos plazas de estacionamiento.

“Al principio los ciudadanos no aceptaban el proyecto. Es normal. Presentaron muchas objeciones. La gente no se sentía cómoda, estaba preocupada. Lo entiendo, asegura Dimitris Papastergiou, alcalde de la ciudad. Instalamos líneas de fibra óptica, volvimos a hacer obras en las calles… Sin embargo, poco a poco, la gente fue cambiando de idea porque vió cómo Trikala estaba en los titulares por una buena razón”.

Estos autobuses dejarán el próximo mes de ferbrero Trikala para ser probados durante seis meses en otras ciudades como León en España o Milán en Italia.

Un total de cinco ciudades europeas participan en este proyecto piloto bautizado CityMobil2.