Última hora

Última hora

UE-Turquía: ¿Nuevas relaciones?

El flujo de refugiados sirios que, de forma cada vez más numerosa, llegan al sur de la costa europea, ha puesto de nuevo sobre la mesa las relaciones

Leyendo ahora:

UE-Turquía: ¿Nuevas relaciones?

Tamaño de texto Aa Aa

El flujo de refugiados sirios que, de forma cada vez más numerosa, llegan al sur de la costa europea, ha puesto de nuevo sobre la mesa las relaciones entre la Unión Europea y Turquía. Es a través de éste país por el que transitan la mayor parte de los refugiados que pretenden, sobre todo, encontrar asilo en Alemania.

No ha sido por casualidad que la canciller alemana Angela Merkel acudió el fin de semana pasado a Turquía para prometer relanzar el proceso de adhesión de Ankara a la Unión Europea, a pesar de que hace solo diez días había reiterado si oposición al mismo.

Merkel se ha comprometido a abrir las negociaciones de los capítulos económico y monetario en lo que queda de año, y los de derechos y justicia próximamente.

Unos pasos en los que confía el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu: “Esperamos que esta relación estancada entre Turquía y la Unión Europea se retome y que se aceleren las conversaciones de adhesión… Estamos en ello, y esperamos que Schengen y el acuerdo de devolución entren en vigor en julio de 2016”.

De hecho, Ankara exige la abolición de los visados Schengen para sus 78 millones de ciudadanos, mientras Bruselas espera que, a cambio, Turquía se comprometa a aceptar la devolución de inmigrantes ilegales.

La Unión Europea quiere que Ankara responsa al flujo de refugiados que se está registrando. Propone una ayuda de hasta 3.000 millones de euros para que permanezcan en territorio turco. Contando ya con más de dos millones de refugiados distribuidos en campamentos como este en Kilis, Ankara considera que la cifra es “inaceptable”, y ha advertido de que su país no se convertirá en un “campo de concentración”.

Los europeos también han mostrado su disposición para incluir a Turquía en la lista de “países seguros”, lo que daría un espaldarazo al turismo. Así lo apuntaba recientemente Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea: “Estoy completamente a favor de que se acelere el proceso para la cuestión de los visados; como dije en el Parlamento Europeo, en mi opinión Turquía debería estar en la lista de países seguros”.

Por el momento queda en un segundo plano, pero el camino de Turquía hacia Europa, deberá pasar por el contencioso entre Nicosia y Ankara sobre el norte de Chipre. Alemania confía en que el acuerdo de las actuales negociaciones ayudará también a desbloquear el histórico litigio.

Hemos entrevistado en nuestro estudio de Bruselas a la ministra turca de Asuntos Europeos, Beril Dedeoglu, que se ha reunido en la capital belga con varios comisarios.

Gülsüm Alan, euronews:
La crisis migratoria y de refugiados ha relanzado relaciones entre la Unión Europea y Turquía, que estaban congeladas. La Unión Europea está decidida a cooperar con Turquía y ha elaborado un plan de acción. Tanto la Unión Europea como Turquía tienen expectativas y demandas. ¿Dónde estamos ahora con este plan de acción?

Beril Dedeoglu, ministra turca de Asuntos Europeos:
“Lamentamos el hecho de que las relaciones entre la Unión Europea y Turquía se hayan relanzado a raíz de la crisis siria. Lamentamos que esto se tenga que hacer con el drama humano que hay de fondo. En cuanto al acuerdo de readmisión y liberalización de visados ya había un proceso en marcha antes incluso de que empezara la crisis siria”.

euronews:
¿Se ha acelerado?

Dedeoglu:
“Era una necesidad. Y se ha transformado ahora en un paquete. La cuestión de los refugiados es un asunto complicado. Por eso las negociaciones continúan hoy. Lo que queremos decir es que no es un problema de un país. Hay que compartir la responsabilidad. Del lado turco y europeo, y en en particular por parte de la Comisión Europea hay una voluntad real de resolver el problema. La crisis actual demuestra que tenemos un destino común. Lo que importante ahora es desarrollar nuestras relaciones. Ese es el resultado”.

euronews:
“La liberalización de las visados es una reclamación que Turquía ya hizo hace tiempo. Pero cuando la Unión Europea habla de liberalización de visados, se refiere solamente a ciertas personas. ¿Qué espera de Turquía?

Dedeoglu:
“Que los ciudadanos de los países candidatos se beneficien de la libre circulación del espacio Schengen”.

euronews:
¿Todos?

Dedeoglu:
“Sí”.

euronews:
La Unión Europea ve esto de manera diferente.

Dedeoglu:
“Esto no va a ocurrir inmediatamente. Llevará tiempo. Entiendo los temores de los europeos. Pero los ciudadanos turcos tienen también sus expectativas”.

euronews:
Varios países han firmado acuerdos de readmisión pero son muy complicados de aplicar. ¿Cómo va a organizar Turquía a los inmigrantes en su territorio?

Dedeoglu:
“El procedimiento es el mismo en los países que son miembros o que quieren unirse a la Unión Europea. Las cifras no son tan grandes como pensamos”.

euronews:
¿Y funciona? ¿Cómo van a impedir a los refugiados que se vayan?

Dedeolu:
Primero, funciona. Turquía tiene en su territorio 2 millones y medio de sirios. Los que viven en los camps de refugiados han recibido cerca de 8 mil millones de dólares. Turquía no ha aplicado su política de apertura de puertas por la Unión Europea. Turquía no podía saber que la Unión Europea iba a hacer una propuesta de este tipo”.