Última hora

Última hora

Desentrañando los secretos de Júpiter

Leyendo ahora:

Desentrañando los secretos de Júpiter

Tamaño de texto Aa Aa

“Bienvenidos a un nuevo programa de Space. Trate de imaginar un modelo en miniatura del Sistema Solar con lunas que tienen bajo su superficie más

“Bienvenidos a un nuevo programa de Space. Trate de imaginar un modelo en miniatura del Sistema Solar con lunas que tienen bajo su superficie más agua de la que podemos encontrar en la tierra. Así ocurre con el sistema de Júpiter. Y es lo que quiere explorar una de las próximas misiones de la Agencia Espacial Europea, JUICE.

De ello vamos a hablar en Space pero antes otras noticias:

-La nave espacial de la Nasa Cassina ha comenzado a enviar unas imágenes nunca vistas de los extremos septentrionales del helado mar de la luna Encélado de Saturno.

Con esta misión los científicos esperan conseguir, entre otras cosas, evidencias sobre una potencial habitabilidad de Encélado. La misión Cassini-Huygens es un proyecto de cooperación entre la Nasa, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Italiana.

-Las señales de radio recibidas por los radioaficionados de todo el mundo han confirmado que el satélite Cubesat AAU SAT5 funciona a la perfección. Este satélite en miniatura fue desplegado desde la Estación Espacial Internacional el pasado 5 de octubre. Los datos de telemetría han confirmado ahora las buenas condiciones en las que se encuentra.

CubeSats, que tiene el tamaño de un cubo de 10X10X10, ha ido ganando popularidad en el sector espacial como una manera barata y rápida de demostrar la utilidad del uso de la tecnología miniaturizada en el espacio.

*¿Qué secreto esconde Júpiter?’

La misión JUICE no comenzará hasta 2022, pero ¿por qué es tan importante explorar Júpiter y sus lunas? La respuesta nos llega desde el Observatorio de París.

En la mitología Júpiter representa al dios del cielo. Y puede que sea algo así. Se trata del mayor cuerpo celeste del sistema solar y tiene todo para ser visto como el rey de nuestro sistema planetario.

La misión de la Agencia Espacial Europea, JUICE, proporcionará una exploración más completa de este gigante planeta y, en particular, de sus lunas, en las que se cree hay zonas habitables bajo sus cortezas heladas

Júpiter es 11 veces más grande que la tierra aunque está formada principalmente de gas.

“Júpiter es un planeta gaseoso, eso significa que si descendiéramos a la atmósfera de Júpiter no encontraríamos, como pasa con un planeta terrestre, una superficie sólida sino un fluido cada vez más denso en el que no hay océano ni superficie”, nos cuenta Pierre Drossart, jefe de estudios espaciales en el Observatorio de París.

Lo que más interesa a los astrónomos es la especificidad del sistema de satélites de Júpiter y los vastos océanos de agua líquida que hay bajo la superficie de algunas de sus lunas.

“Júpiter es, en sí mismo, un verdadero sistema planetario con numerosos satélites, pero especialmente 4 de ellos que fueron descubiertos por Galileo hace 4 siglos. Esos satélites son un mundo aparte, cada uno con una geología diferente. La misión JUICE quiere estudiar al menos 3 de ellos, los más alejados de Júpiter”, señala Pierre Drossart,

Si el sistema de Júpiter puede ser considerado como un sistema solar a escala, Júpiter ha perdido su oportunidad de ser una estrella brillante

“Se dice que Júpiter es una estrella incompleta porque está a medio camino entre la tierra y las estrellas. No tiene masa suficiente para desencadenar las reacciones termonucleares que dan energía a una estrella. Y tiene hidrógeno pero no alcanza la temperatura suficiente para emitir las radiaciones de una estrella”, puntualiza jefe de estudios espaciales en el Observatorio de París, Pierre Drossart.

Según Olivier Witasse,el científico del proyecto JUICE, comprender el Sistema Joviano y su historia nos ayudará a entender cómo se forman y evolucionan estos enormes planetas de gas y sus satélites.
“Júpiter es un planeta superlativo. Es el más grande del sistema solar, tiene la tormenta más grande del sistema solar, el sistema de lunas más grande tras Saturno y también el campo magnético más grande”.

Durante los tres años y medio que durará la misión, JUICE viajará alrededor del gigante planeta, estudiando su atmósfera y tres de sus 4 satélites: Ganímedes, Europa y Calisto.

“Si encontramos océanos en las lunas de Júpiter podremos estudiar si hay entornos habitables, es decir que puedan albergar vida”, señala Olivier Witasse

Pero para ello habrá que viajar antes a través del sistema solar durante cerca de 8 años y, antes de nada, abandonar de manera segura la gravedad de la tierra. Este es uno de los momentos más arriesgados de la misión espacial.

“Para mí la fase de lanzamiento es la más crítica. Tenemos que confiar que se haga correctamente y podamos así escapar de la gravedad terrestre y que, además, nos envíe por el camino correcto”, apunta el científico en el proyecto JUICE:

Al final de esta misión JUICE se pondrá en órbita, por primera vez, alrededor de unas de las lunas de Júpiter, Ganímedes, la luna más grande. Y de nuevo poner un satélite en órbita alrededor de una luna es algo bastante arriesgado.”

JUICE sobrevolará varias veces tres de las 4 principales lunas de Júpiter para intentar desvelar si potencialmente son habitables.

“Las lunas Europa y Ganímedes son dos grandes ejemplos de que encontrar agua líquida bajo la superficie es posible. Lo que tenemos ahora que averiguar es a qué profundidad se encuentra ese agua, a cuánto está de la superficie, cuál es su extensión y si podría haber vida en ella, organismos que se encuentren en este agua líquida de los océanos, de estas lunas heladas”, nos cuenta Athena Coustanis, Jefe de Investigadores del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS).

JUICE pasará parte del tiempo de esta misión alrededor de Ganímedes, que es el único de los tres cuerpos sólidos del sistema solar que tiene campo magnético, además de Mercurio y la Tierra.

“Ganímedes tiene campo magnético, es el satélite más grande y si posee también agua líquida bajo su superficie entonces es el sitio donde hay que ir, donde buscar condiciones de vida, condiciones de habitabilidad en el sistema solar más allá de nuestro propio planeta”, señala Athena Coustanis.

Organizar una misión espacial requiere años de paciente trabajo y enfrentarse a los límites que la actual tecnología nos impone. Ya nuestra tecnología que estará anticuada cuando la sonda espacial comience a enviar sus primeros datos.

“Una misión espacial es prácticamente el proyecto de una vida. Dura tanto… Se pone mucha energía y al mismo tiempo hay que ser paciente porque los datos tardarán mucho en llegar, 15, 20 o 25 años en algunas misiones”, nos señala Olivier Witasse a lo que Pierre Drossart añade: “Al estudiar más de cerca Júpiter tendremos acceso a algunos mecanismos físicos que se dan también en otros sistemas planetarios. De esta manera esperamos poder comprender mejor el conjunto de sistemas exoplanetarios”, apunta Olivier Witasse.

Sobre las misiones también nos contaba Athena Coustganis lo siguiente: “Cada misión espacial genera tantos datos que después generaciones de astrónomos pueden trabajar en ellos. Así lo he hecho yo. Ahora espero que muchos jóvenes, lo hagan durante décadas con los datos de JUICE

Y ahora, nuestro encuentro mensual con la Academia de Astronautas. En diciembre el británico Tim Peak volará a la Estación Espacial Internacional

Hemos ido hasta Colonia, en Alemania para encontrarnos con las personas que le han entrenado para esta misión.

“Hola, soy Gerhard, y actualmente estoy encargado de la preparación de Tim Peake. Ahora les voy a llevar a la sala de entrenamiento donde Tim pasa muchas, muchas horas para prepararse. Bienvenido a la maqueta del Columbus. Tim es especialista en este módulo. Tienen que ser ingenieros capaces de comprender las estructuras en las que están trabajando. En total ha pasado 50 semanas de entrenamiento en Estados Unidos, unas 30 en Rusia, de 4 a 6 semanas en Europa y otras 3 en Japón. Conoce todo de memoria. Es el primer interesado en aprender todos los detalles de lo que le espera”.

Es todo por hoy. El próximo mes les explicaremos como la tecnología espacial puede ayudarnos a analizar el cambio climático.
Gracias por estar con nosotros, adiós”.