Última hora

Última hora

Análisis: solo decide Frau Merkel

Leyendo ahora:

Análisis: solo decide Frau Merkel

Tamaño de texto Aa Aa

El 18 de septiembre pasado se cumplieron diez años desde la discreta victoria electoral de Angela Merkel frente al canciller saliente, el socialdemócrata Gerhard Shroeder. En esos diez años, la canciller cristianodemócrata alemana se ha convertido en la dirigente política con mas poder de la Unión Europea, sus pares se pliegan a sus decisiones y la opinión pública europea mira hacia Berlín cada vez que estalla una crisis que afecte a los 28.

Así ha sido con la llamada crisis del euro, en la que el poder de Alemania se afirmó sin complejos, y recientemente todavía Angela Merkel dictaba de hecho al Gobierno de Grecia los términos del plan de rescate para hacer frente a su gigantesca deuda.

Una crisis solapa la anterior, al menos por un tiempo, y desde septiembre es el flujo masivo de refugiados, mayoritariamente sirios, lo que ha puesto de nuevo en jaque a la Unión Europea. Y de nuevo Angela Merkel ocupa el centro de la escena. Tras un primer momento de inacción o duda, la canciller se inclinó, ante el bloqueo de miles de personas en Budapest, por abrir las puertas a los demandantes de asilo. Por pragmatismo, por humanidad o por razones demográficas, el caso es que la decisión alemana ha tenido, de nuevo, un impacto en cadena en los países vecinos, no sólo en los del espacio Schengen, sino en todos por los que pasa la ruta de los Balcanes occidentales.

Ochocientas mil personas podrían pedir asilo en Alemania este año, una cifra anunciada fríamente por las autoridades, pero que los alemanas no parecen dispuestos a digerir, a la vista de los sondeos. La CDU de Merkel ha caído del 41% de apoyos en septiembre al 37% a mediados de octubre. Presionada por su propio partido la canciller ha intentado buscar la colaboración de Turquía para poner freno al flujo de refugiados. Lo sorprendente es que ha prometido al presidente Recep Tayip Erdogan –que celebra elecciones legislativas anticipadas el 1 de noviembre- su ayuda para acelerar la abolición de visados para los ciudadanos turcos que quieran viajar a la UE y relanzar las moribundas negociaciones de adhesión de Turquía a la UE. Diez días antes la canciller alemana había reiterado su oposición a la integración de Turquía.

Alemania es el único de los principales países de destino del flujo migratorio, invitado por Jean-Claude Juncker a la minicumbre celebrada en Bruselas este domingo, lo que ha reforzado la impresión de que, de nuevo, las decisiones que afectarán a todos los países dependen de la canciller alemana.

Ante este liderazgo fáctico e incontestado cabe preguntar: ¿cúal es el proyecto de futuro para la UE de la señora Merkel ?

Beatriz Beiras es editora y
responsable del servicio en español de euronews